Valoración de UGT Región de Murcia sobre el IPC julio

0

La tasa de variación interanual del IPC regional alcanzó el 11,4% en la Región de Murcia, frente al 10,8% registrado a nivel estatal. Los datos de IPC publicados hoy siguen mostrando una inflación desorbitada, con una tasa anual que se eleva hasta el 10,8% a nivel estatal, el valor más alto desde 1984.

 

 

 

 

JULIO 2022

Base 2021

Índice de Precios de Consumo ( IPC )
Región de

  Murcia

España
% variación S/ mes anterior En un año S/ mes anterior En un año
1. Alimentos y bebidas no alcohólicas -0 15 0,3 13,5
2. Bebidas alcohólicas y tabaco -0 4 0,4 4,5
3. Vestido y calzado -10 11 -10,2 5
4. Vivienda 2 21 2,6 23
5. Menaje   10 0,2 7,2
6. Medicina 0 1 0,1 1,1
7. Transporte -2 18 -1,9 16,2
8. Comunicaciones -2 -2 -2 -2,1
9. Ocio y cultura 2 4 1,2 3,7
10. Enseñanza 0 1 0,0 1,2
11. Hoteles, cafés y restaurantes 2 7 0,9 7,6
12. Otros -1 3 0,0 3,6
ÍNDICE GENERAL -1   -0,3 10,8

 

 

 

 

 

Según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa interanual de este indicador en la Región de Murcia se alza hasta el 11,4%, cifra 5 puntos superior a la registrada en JUNIO y 6 décimas superior a la estatal.

 

En términos interanuales, solo descienden los precios en Comunicaciones (-2%) produciéndose, por el contrario, incrementos muy significativos en productos esenciales de la cesta de la compra como Transporte (18%), la de los precios de la Vivienda (21%) y Alimentos y bebidas no alcohólicas (15%), donde la mayoría de los productos, dentro de este grupo, experimentan subidas generalizadas.

 

Respecto al mes pasado, el IPC aumentó en la Región un 0,5%, siendo significativos los aumentos también de Vivienda (2%) y Alimentos, junto con ocio y cultura (2,0%).

 

Con esta nueva elevación de la inflación constatamos que los salarios (que hasta julio apenas han subido en los convenios de ámbito autonómico un 2,16%), no son los responsables de esta progresión, sino los principales castigados por ella. La reducción de la capacidad adquisitiva de las personas trabajadoras es una evidencia incontestable, con negativas repercusiones para el consumo y la actividad económica.

 

Por ello, a fin de combatir el continuo recorte de la calidad de vida de la clase trabajadora, así como para sostener la actividad económica y la creación de empleo, subir los salarios se erige como una necesidad económica y social de primer orden. En ese sentido, UGT reivindica la urgencia de promover un reparto justo de los costes asociados a la deriva inflacionista, de manera que la clase trabajadora no vuelva a ser la principal damnificada en un contexto de adversidad económica.

 

Además, de cara a proteger y ofrecer una mayor certidumbre, resulta esencial extender la cobertura de las cláusulas de revisión salarial, pues se trata del instrumento más eficaz para salvaguardar el poder adquisitivo de las mismas.

 

 

Desde UGT seguimos reclamando más diálogo con los Agentes Sociales para ejecutar medidas inmediatas que verdaderamente protejan a los colectivos más vulnerables, que, en estos momentos, están atravesando serios problemas para acceder a los bienes y servicios básicos que más se han encarecido.