Unidas Podemos exige la creación de una comisión municipal de control y seguimiento de fondos COVID-19

0

Unidas Podemos IU Equo recuerda al Gobierno local la actitud de mano tendida que han mantenido desde el estallido de la pandemia. Actitud constructiva y de apoyo que el Gobierno no puede, dicen, “confundir con un cheque en blanco para gestionar los fondos destinados a paliar la crisis del COVID-19 sin transparencia y dejando fuera a la oposición y a los principales agentes sociales del municipio”.

“Hemos estado a la altura, apoyando al Gobierno para hacer frente a una situación totalmente desconocida y cuyo alcance y consecuencias van evolucionando día a día. Actitud de mano tendida que Castejón ha confundido con un cheque en blanco para gestionar, al margen de la oposición y los agentes sociales más importantes del municipio, los fondos destinados a paliar la grave crisis sanitaria y social provocada por el COVID”, ha declarado Leli García, portavoz en el Ayuntamiento de Cartagena.

Una vez superada la primera fase y levantado el estado de alarma, la primera conclusión evidente fue que debíamos prepararnos para afrontar una de las mayores crisis económicas y sociales del siglo XXI. El Gobierno trasladó al Pleno municipal una modificación en el presupuesto de 2020 para consignar una partida como Fondo de Contingencia de más de un millón de euros. Asimismo, y en paralelo, el Gobierno Central puso a disposición de los ayuntamientos, a través de sendos reales decretos, recursos económicos destinados a políticas sociales. A Cartagena, tras la liberación de la primera parte del superávit llegaron 707 mil euros, procedentes de los 300 millones de euros aportados por el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 para financiar un Fondo Social Extraordinario.

“Estos 707 mil euros del Fondo Social servirían, según anunciaba la Vicealcaldesa, para reforzar el equipo humano de Servicios Sociales, el 1.138.000 de euros del Fondo de Contingencia para atender y proporcionar ayudas y medidas de apoyo al tejido empresarial y para la elaboración de planes específicos para el comercio y hostelería. Asimismo, se comprometió a movilizar 18 millones de euros en inversiones. Fondos de los que no ha dado cuenta”, ha continuado García.

Este mismo mes de octubre, se aprobará un nuevo Real Decreto-ley para que los ayuntamientos tengan más recursos y un mayor margen presupuestario con el que afrontar la actual crisis provocada por la pandemia, cuyo impacto superará los 3.000 millones de euros y en el que incluirán las medidas más urgentes e imprescindibles pactadas por la FEMP.

El Ministerio de Hacienda suspenderá los objetivos de estabilidad presupuestaria y de deuda pública, así como la regla de gasto para 2020. Como consecuencia de la Ley, el remanente de tesorería podrá ser utilizado por los ayuntamientos. “Superávit que entendemos, tal como se comprometió la Alcaldesa, será destinado a políticas sociales y medidas de reactivación económica para ayudar a quienes peor lo están pasando”.

Los efectos de la suspensión de estos límites son de momento imprevisibles, lo que sí está claro es que la gestión municipal que se haga acorde a esta nueva normativa, marcará el futuro y la estabilidad presupuestaria de nuestro Ayuntamiento durante años. “Por estas mismas razones, y porque es nuestra obligación formular propuestas con ánimo constructivo y realizar una labor de seguimiento y control del Gobierno, consideramos imprescindible estar al tanto del destino de esas partidas y de cómo piensan invertirse. Asimismo, creemos que esa información también debe trasladarse a los agentes sociales más relevantes del municipio, cuya opinión debe ser tenida en cuenta”, ha finalizado Leli García.