Una investigadora de la UCAM obtiene la beca Juan Armengol

0
La investigadora Ana Nicolás, junto con Sergio Nieto (investigador UCAM), Manuel Pons (doctorando UCAM), y un voluntario del estudio durante una fase experimental previa al proyecto.

Ana Nicolás liderará un proyecto en emergencias sanitarias como joven investigadora para mejorar la atención a accidentados de tráfico.

La investigadora Ana Nicolás, junto con Sergio Nieto (investigador UCAM), Manuel Pons (doctorando UCAM), y un voluntario del estudio durante una fase experimental previa al proyecto.
La investigadora Ana Nicolás, junto con Sergio Nieto (investigador UCAM), Manuel Pons (doctorando UCAM), y un voluntario del estudio durante una fase experimental previa al proyecto.

El 90% de las lesiones en la médula espinal se deben a traumatismos, siendo los accidentes de tráfico la causa más común, seguida de las caídas. Cada año, 1,19 millones de personas fallecen debido a estas lesiones y entre 20 y 50 millones sufren traumas no mortales muchos de los cuales resultan en discapacidades. El proyecto de investigación concebido a través de la Beca ‘Juan Armengol’ de la Fundación Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (FEMUE) y liderado por Ana Nicolás, investigadora de la UCAM, busca reducir estas cifras mediante el desarrollo del mejor método de extracción de los vehículos accidentados en situaciones de emergencia, con la menor invasividad y en el mínimo tiempo posible.

Una vez se haya determinado el mejor método de extracción, se planificarán diversas formaciones dirigidas a bomberos y personal de emergencias, para que puedan aplicar estas técnicas de manera efectiva y así mejorar los resultados en situaciones críticas. 

Durante los próximos dos años, el equipo de investigadores de la UCAM conformado por Ana Nicolás, Manuel Pardo, Sergio Nieto, Francisca Expósito y Carmen Amalia López, llevará a cabo pruebas con sensores de movimiento utilizados hasta el momento en otras disciplinas de la medicina, como la deportiva o la podología. Colocados en la cabeza y la columna, ofrecen información en tiempo real sobre los movimientos que experimenta el paciente, siendo el objetivo principal de esta investigación reducir el movimiento del afectado al mínimo o, incluso, a cero. Se busca mantener la columna lo más alineada posible y en un mínimo de tiempo.