Segunda parte de nuestro monográfico dedicado a El Hondón , Cartagena

0

ÉL HONDÓN (2ª parte de 3)
Tras el cierre definitivo de Potasas y Derivados en 2001, se inició un proceso de despoblación del Hondón como zona industrial que tuvo su final con Española del Zinc y traslado de la actividad de Bunge Ibérica.

LARGA AGONIA DE ZINSA
La sociedad metalúrgica “La Española del Zinc”, se fundó en Cartagena en 1954 como una inversión estratégica de capital nacional. Se dedicó a todo tipo de metales, pero sobre todo a productos de alto valor añadido del zinc.

En 2004 comenzó la larga crisis de esta fábrica, debido principalmente a problemas en los ámbitos:


-FINANCIERO, por la carencia de un plan “serio” de viabilidad. En el año de inicio de esta crisis su déficit fue de 21,5 millones (cinco veces más que el año anterior)
– INDUSTRIAL, por la falta de inversiones en la modernización y adecuación de sus instalaciones a las nuevas normativas. En la fábrica no se han acometieron inversiones importantes desde 1996, salvo la instalación de unos filtros en 2002, por lo que sus instalaciones se habían quedado obsoletas.

-GESTIÓN, por la falta de estabilidad en su Consejo de Administración.

En 2005 el Gobierno de la Región de Murcia se vio obligado, a ordenar la paralización de varias unidades de la factoría porque no cumplían con la normativa vigente, a lo que hubo que añadir una multa de 12.000 euros por no depurar de forma correcta sus residuos.
Además, la Consejería de Industria y Medio Ambiente ordenó el sellado del vertedero de Zinsa, lo que paralizó las actividades de la empresa, al quedarse sin lugar dónde depositar los deshechos.

LA QUIEBRA
En 2006, la mercantil entró en quiebra definitivamente. A pesar de la esperanza acerca de recibir inversiones externas para pagar a los acreedores y conseguir reflotar la situación, el 31 de enero, la Junta de Acreedores, que en su mayoría eran Bancos y Cajas Nacionales, no aceptó el convenio de pago de deudas y la liquidación de la empresa quedó en manos del Juzgado Mercantil, que poco después ordenó su liquidación.

MOVILIZACIONES
A partir de esa fecha se sucedieron las manifestaciones de los trabajadores acompañados de sus familias, que transcurrían desde la puerta de la fábrica hasta la Asamblea Regional. No albergaban esperanza en la continuidad de la fábrica y pedían que sus indemnizaciones por despido fueran las máximas que contemplara la Ley.
A pesar de las movilizaciones, fue necesaria la intervención de la alcaldesa de Cartagena, Pilar Barreiro, que estableció como fecha límite para el pago de las nóminas de los 340 trabajadores el día 5 de mayo de 2006. En el caso de no ingresar el importe necesario para los devengos, Zinsa perdería cualquier oportunidad de recalificar la superficie de la planta como urbanizable.

ACUERDO : RECALIFICACIÓN Y PROPUESTA DE TRASLADO
El 18 de agosto de 2006, el Ayuntamiento de Cartagena firmó un acuerdo con la Española del Zinc para la recalificación de los terrenos, condicionado al mantenimiento de los puestos de trabajo y el traslado de la actividad a Los Camachos, aunque aún debía ser aprobado por la Comunidad Autónoma.
Fue la primera vez que en España se vincula la recalificación de un suelo al cumplimiento de un acuerdo laboral.
En el 2007 la situación parecía ver luz, pero por parte de #Zinsa siguieron los incumplimientos en los acuerdos de pago y las normativas medioambientales.
El 12 de abril presentó un ERE con objetivo de pedir financiación que fue rechazado por los representantes de los trabajadores por carecer de razones objetivas.
En Junio de este mismo año la fábrica estaba ya prácticamente parada, se habían acabado las últimas toneladas de blenda (materia prima utilizada para fabricar el zinc) y la falta de liquidez no permitió a la empresa llegar a ningún acuerdo para conseguir abastecerse de ella y poder mantener la actividad.
A pesar de haber gozado del privilegio de ser la única empresa de la Región de Murcia que cotizaba en bolsa, de que las Administraciones públicas pusieron todo de su parte para que mantuviese su actividad y de los encierros y manifestaciones por parte de los trabajadores, los impagos e incumplimientos por parte de Zinsa siguieron sucediéndose.
La empresa no cumplió tampoco con el plazo para abandonar los terrenos del Hondón en Octubre de 2009.

COMPROMISOS INCUMPLIDOS
Finalmente en enero del 2010, tras la publicación de tres ERES, la dimisión de su Consejero Delegado, la imputación de tres de sus responsables por delito ambiental y todos los incumplimientos ya relatados, la empresa dejó de cotizar en bolsa y la Dirección General del Trabajo de Murcia extinguió la relación contractual de los trabajadores al no haber sido abonadas sus nóminas durante más de un año.
En Febrero de 2011, el Consejo de Administración de la Española del Zinc, asumió su fin y comunicó a la Comisión Nacional de Mercado de Valores que desistía de recurrir la sentencia del juzgado Mercantil de Murcia sobre su proceso de liquidación.

FUTURO DEL HONDÓN
La actividad industrial en la zona del Hondón pertenece a un capítulo de la historia de #Cartagena, pero la preocupación de sus habitantes por la contaminación de su suelo y los partículas de materiales pesados en el aire de la ciudad en los días de fuertes vientos por desgracia aún no.
Hablaremos del proceso de descontaminación y los proyectos que lo convertirán en una gran zona verde y urbanizable en el próximo capítulo de esta investigación.