El Puerto de Cartagena impulsa la recuperación de los fondos marinos con la primera plantación experimental de Posidonia Oceánica

0

 

 

La parcela se encuentra ubicada frente al Tajo de los Cuervos, en el interior de la dársena de Escombreras, y llegará a multiplicar por cuatro la capacidad de absorción de los bosques terrestres.

 

La Autoridad Portuaria de Cartagena, como agente activo de la restauración marina, trabaja desde hace años en el estudio y recuperación de las praderas de Posidonia oceánica que se encuentran en aguas portuarias. Recientemente, ha concluido con éxito la primera plantación experimental de este tipo de planta acuática, considerada como la mejor especie endémica para fijar CO2 y que no está presente en ningún otro mar del mundo.

Después de los temporales acontecidos en el mes de abril, y mediante dos inmersiones realizadas por el equipo de buceo científico profesional de Laboratorios Munuera, se pudieron recoger más de 60 fragmentos de Posidonia que habían sido arrancados de la pradera a consecuencia de la dinámica marina. Para su plantación fue necesaria la colocación de un estribo metálico recubierto de cera natural con el fin de garantizar la fijación al fondo, minimizando el riesgo de volver a ser arrancados por los temporales.

La parcela de plantación se encuentra ubicada frente al Tajo de Los Cuervos, en el interior de la dársena de Escombreras, a una profundidad media de 10 metros y sobre un sustrato de balastro y mata muerta de posidonia, el más receptivo para del proyecto.

A partir de ahora, habrá que esperar, al menos un año, para poder establecer el índice de supervivencia de los esquejes, que serán monitorizados mediante inmersiones periódicas.

Tal y como explica la presidenta de la Autoridad Portuaria, Yolanda Muñoz, “se trata de una plantación experimental que, en el caso de que concluya con éxito, se convertiría en la primera cita mundial exitosa de reforestación en aguas portuarias y permitiría plantear reforestaciones a mayor escala en la zona del fondeadero, desde la Punta de la Terrosa hasta Cabo Tiñoso donde se alternan zonas con Posidonia y otras susceptibles de ser replantadas”.

Todo el proceso de obtención y plantado se ha realizado siguiendo la “Guía práctica para el plantado de Posidonia oceánica” elaborada por el CSIC con la experiencia desarrollada en las Islas Baleares durante el plantado de más de dos hectáreas de praderas de posidonia y en el que ha participado el mismo equipo de Laboratorios Munuera que está desarrollando esta experiencia piloto.

Con proyectos como estos, “desde la Autoridad Portuaria de Cartagena queremos contribuir de forma activa a la regeneración de los fondos marinos ya que somos conscientes de que es la mejor manera de garantizar la lucha contra el cambio climático y la recuperación de la biodiversidad de nuestros mares y océanos”, explica Muñoz.

La Posidonia oceánica es una fanerógama marina, presente únicamente en el Mediterráneo, y que está considerada como la mejor planta para fijar CO2, llegando a multiplicar por cuatro la capacidad de absorción de los bosques terrestres. Además, está incluida en el listado de especies silvestres en régimen de protección especial del Ministerio Español de Medio Ambiente, RD 139/2011 del 4 de febrero.

El año pasado, desde la Autoridad Portuaria, se inició un proyecto piloto que, en una primera fase, detectó las zonas favorables de plantación frente al Tajo de Los Cuervos y Cala Cortina. En estos lugares se encuentran fondos marinos con los sustratos más favorables para la plantación: el balastro o grava, la arena y los propios restos de Posidonia cubiertos de arena. Además, cumple con el requisito de la transparencia y profundidad de las aguas, fundamentales para favorecer la función clorofílica de la planta.

La gestión de sostenibilidad que, actualmente, desarrolla la Autoridad Portuaria de Cartagena implica tres grandes vertientes: medioambiental, económica y social. Yolanda Muñoz resalta al respecto que “ninguna de estas líneas de actuación es antagónica, sino que son perfectamente compatibles”. Además, aclara que “las políticas de los puertos deben estar interrelacionadas a través de estas tres dimensiones con el fin de aprovechar al máximo el potencial y dirigir los procesos portuarios hacia un entorno más sostenible”.

De esta forma, la APC sigue apostando por aquellas acciones que impliquen la mejora de nuestro entorno natural, el bienestar de los ciudadanos, la seguridad y el crecimiento económico.

En este último caso, la presidenta de la APC insiste en que “el Puerto de Cartagena necesita crecer porque la actividad de las empresas así lo demandan y nuestro crecimiento siempre irá de la mano de las necesidades del mercado. De ahí que apostemos con fuerza por los grandes proyectos de Barlomar y El Gorguel como ejes estratégicos para conseguir un Puerto cada vez más competitivo y adaptado al desarrollo empresarial de nuestra Región”.