El proyecto Remeb experimenta en la estación depuradora de aguas residuales de Aledo un sistema de tratamiento de aguas avanzado y respetuoso con el medio ambiente, con el objetivo de recuperar agua para riego agrícola.

Se trata de un proyecto internacional que cuenta con 11 socios de siete países y está financiado por el programa de investigación e innovación ‘Horizonte 2020’ de la Unión Europea. El objetivo es desarrollar y validar un sistema de tratamiento de aguas, que consiste en un biorreactor de membranas cerámicas ‘low cost’, para su implantación en depuradoras, tanto municipales como industriales.

Este sistema presenta numerosas ventajas frente al de membranas poliméricas, debido a que se han fabricado con residuos de las industrias de cerámica y del mármol y de la producción de aceite de oliva, y serán capaces de filtrar agua residual para su reutilización en los ámbitos urbano e industrial. Este proyecto se encuentra actualmente en su fase de validación.

Para informar sobre los resultados del proyecto Remeb se celebró recientemente en Aledo una jornada informativa titulada ‘Tecnologías sostenibles para el tratamiento y la reutilización de aguas residuales’, organizada por la Entidad Regional de Saneamiento y Depuración de Aguas Residuales (Esamur), el Consejo de Cámaras de la Comunidad Valenciana, y las empresas Facsa e Itc-Uji.

La jornada contó con la intervención de los responsables técnicos del proyecto, así como miembros de la Universidad Jaime I de Castellón, del Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura (Cebas-Csic), y de Esamur, entre otros. Asimismo, en ella se expuso como caso práctico la utilización de agua regenerada proveniente de la depuradora de Jumilla por parte de la Comunidad de Regantes de Miraflores.