Más de un centenar de empresas en FREMM elaboran ya su plan de contingencia frente COVID-19

0

José Antonio Sanz, Jefe de la Unidad Especializada de Seguridad y Salud en el Trabajo de la Inspección de Trabajo y SS de Murcia informó a las pymes y autónomos sobre las medidas y acciones que es conveniente incluir en el citado documento.

El experto explicó a más de un centenar de empresas del metal cuál debía ser el contenido de un plan de contingencia sanitaria, medidas que debe recoger y cómo ejecutarse de forma adecuada para contar con una herramienta preventiva frente a Covid-19. Los detalles se dieron a conocer en un seminario web que organizó la Federación Regional de Empresarios del Metal de Murcia. (FREMM).

En primer lugar, se dejó claro que el documento debe elaborarse de forma conjunta entre el empresario y su servicio de prevención, teniendo en cuenta las condiciones de trabajo de la empresa recogidas en el documento de evaluación de riesgos ya existente. Además, es necesaria la consulta y participación de los representantes de los trabajadores.

El contenido del plan debe estar adecuado a las necesidades específicas inherentes a la actividad de cada empresa y las condiciones de cada centro de trabajo. Sanz incidió en que no cabe admitir documentos genéricos que puedan resultar aplicables en cualquier empresa.

También se resaltó la importancia de que los documentos incluyan un plan de información dirigido a los trabajadores sobre las formas de contagio directo e indirecto del virus, así como de los síntomas asociados al contagio y los procedimientos que deben seguir empresas y trabajadores en relación a la comunicación de los casos confirmados, probables o posibles.

En el plan de información debe incluirse, asimismo, el seguimiento de posibles contactos estrechos que hubieran podido mantener en días previos otros trabajadores de la empresa con los contagiados; así como la determinación de aquellos trabajadores especialmente sensibles que pueden continuar trabajando con las medidas preventivas adecuadas; o que, en su defecto, deban pasar a situación de IT.

A continuación, José Antonio Sanz resaltó la importancia de incluir además aquellas medidas que los trabajadores deben cumplir durante los desplazamientos en vehículos de empresa o particulares, tanto dentro como fuera de la jornada laboral.

En el ámbito de la empresa se informó de la obligación de priorizar las medidas de distanciamiento, mediante fórmulas de tele-trabajo.

Si los trabajadores deben acudir a las empresas, se incidió en garantizarse una distancia de seguridad de 2 metros entre los puestos de trabajo, vías de circulación y zonas comunes, puntos de entrada y salida de la empresa, comedores, vestuarios, taquillas y servicios higiénicos. Para ello, es necesario el uso de señales verticales y horizontales de señalización que indiquen esta obligación y delimitar la distancia indicada en cada sitio de la empresa. También es posible que, en su lugar, se pongan elementos físicos, como son las pantallas de metacrilato.

Sólo para el caso en el que no fuera posible garantizar la distancia de seguridad, se hace necesaria la utilización de protección respiratoria, como son las mascarillas quirúrgicas e higiénicas, y no mascarillas FFP2, que tienen la consideración de EPI, y cuyo uso no resulta necesario, salvo en el caso de posibles contactos estrechos con personas contagiadas en el ámbito socio-sanitario.

Las medidas de protección respiratoria comentadas pueden complementarse con otras, como son la utilización de gafas de montura integral o pantallas faciales. En todo caso, los medios que no sean desechables deberán ser limpiados y desinfectados después de cada uso.

También es necesaria la inclusión en el plan de medidas que garanticen una adecuada higiene de manos, que deberá hacerse siempre que sea posible con agua y jabón, y en su defecto con geles hidroalcohólicos. Asimismo, debe contarse con papeleras con cierre para acoger los pañuelos desechables.

Por último, son necesarias medidas de ventilación, sea natural o por sistemas de extracción, además de limpieza y desinfección. En el caso de éstas últimas deberá redactarse un protocolo de limpieza y desinfección de instalaciones comunes, puestos, equipos, herramientas, y elementos que sea manipulados de forma habitual por los trabajadores; utilizando en todo caso productos autorizados por el Ministerio de Sanidad.

La información a los trabajadores debe incluirse en el plan. Por ello, hay que indicar las medidas de señalización horizontal y vertical, carteles, rótulos e infografía sobre las medidas de distanciamiento y prevención a adoptar en cada lugar del centro de trabajo.

Asimismo, hay que formar a los empleaos sobre la adecuada colocación y retirada de los medios de protección que se utilizan en cada centro para evitar cualquier contacto con las zonas externas de los mismos que hayan podido estar en contacto con el virus. Además, hay que llevar una adecuada higiene de manos antes y después de su utilización.

Por último, se indicó durante la jornada, la necesidad de incluir en el plan de contingencia a aquellos trabajadores responsables de velar por el cumplimiento de todas las medidas preventivas recogidas en el citado documento; así como los medios utilizados para documentar y registrar la implantación de las mismas.

La información proporcionada durante el seminario Online, se encuentra recogida en tres documentos elaborados por el propio José Antonio Sanz, y que resultan especialmente útiles para las empresas con el fin de hacer frente al riesgo de contagio por COVID. Documentos que la FREMM ha difundido a nivel nacional.

Los documentos son “Aspectos relevantes de la actuación de las empresas frente al COVID 19”, “Análisis práctico de las medidas frente al COVID 19, y “Medidas a adoptar frente al COVID 19 en la Fase I (Orden SND 399/2020 de 9 de mayo)”.