“Los Políticos y el Politiqués”, la opinión de Diego de Haro sobre los políticos y su lenguaje

0

Convendrán conmigo en que cada vez se les entiende menos…. Por eso y antes de pensar que padecen alguna enfermedad contagiosa,  he pensado que lo que les pasa es que hablan en otro idioma, uno que solo entienden ellos y algunos iniciados.

 

El politiqués  resulta muy útil en algunas situaciones sobre todo si necesitamos usar una herramienta para que no se nos entienda, que de todo hay, y en ocasiones queda bien, hasta te hace interesante.

 

Por eso y con el único interés de serles útiles y aprovechando la experiencia de los años y después de un esfuerzo importante de traducción les presento una lista de frases que espero merezcan su atención, que forman parte de las herramientas de la nueva ingeniería social y que no debemos dejar al margen. La neolengua es parte del futuro de la política y se va a usar  para lo que siempre utiliza un político las palabras, para convencernos de que ellos son la mejor opción.

 

Siempre pensé que el idioma español tenia suficientes recursos para expresar cualquier idea, definición o sentimiento. Usar palabras nuevas y redefinir las antiguas es ahora una moda para algunos y una necesidad para otros. Está claro que me equivocaba. Aquí les dejo una relación abierta, que ustedes pueden ir ampliando según sus experiencias y descubrimientos.

 

Tensiones de tesorería.— Se dice así cuando en la caja no queda ni un duro y se pretende tranquilizar a los contribuyentes y de paso justificar nuevos impuestos. 

 

Valorizar.— Es dar importancia a lo que hasta ahora no la tenia, llamar la atención sobre un punto de vista tan innecesario que normalmente ha pasado inadvertido.  

 

Sinhogarismo.—Cuando no tienes casa, pero tratado como enfermedad, donde la culpa de tu desgracia es de otro.

 

Empoderar.—Antes se refería a ceder poderes personales a un tercero para que los ejerza por ti, ahora esta definición sirve para casi todo y sobre todo cuando quieres dejar constancia de discriminaciones por sexo o por genero.

 

Tensiones históricas.— Esta frase se plantea cuando por alguna urgencia política se pretende modificar la historia, y hacerla adecuada a que, en la actualidad resulte mas cómoda, sin importar si fue un hecho cierto o no.

 

Gobernanza.— Cuando en una palabra cabe todo lo bueno de la gestión… Es tan buena que permite colocarla en cualquier sitio, y queda bien, siempre que no preguntes demasiado.

 

Actores dominantes.—Suele usarse ahora para definir a los que cumplen la Ley y los contratos.

 

Actores empobrecidos.— Cuando de su pobreza tiene la culpa un tercero, y esto suele ser casi siempre.

 

Sectores desfavorecidos.— Pobres.

 

Colectivos vulnerables.— Son los pertenecientes a movimientos LGTBI, feministas e  inmigrantes. Creen que merecen ese calificativo en exclusiva y que necesitan y exigen toda nuestra ayuda y atención. 

 

La resiliencia.— Siempre entendí que esta palabra, muy poco usada hasta ahora, era la capacidad de un material, mecanismo o sistema para recuperar su estado inicial cuando ha cesado la perturbación a la que había estado sometido.  Pero también tiene otra:  la capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos. Se aplica ahora para definir la capacidad de una sociedad a los cambios, cuanto aguantaremos antes de decir que es demasiado.

 

Economía circular.—Una curiosa definición de la economía que no termino de comprender… Si es circular no crece y si crece no es circular, creanme una economía que no crece es la mejor definición de la ruina.

 

La huella de carbono.—Una forma de decir que el ser humano contamina, como lo ha hecho durante toda la historia, pero haciéndonos sentir culpables por el hecho de estar vivos.

 

Techo de cristal.— De las limitaciones de la mujer  para ascender socialmente.  Para los hombres no existe todavía la palabra que lo defina. 

 

Visivilizar.— Cuando lo que se pretende es llamar la atención en el punto que le interesa solo a algunos.

 

Siempre se hizo política sin necesidad de inventar palabra nuevas, entiendo, por tanto que es un esfuerzo innecesario. La condición previa para consolidar estas nuevas palabras  es la miseria intelectual, que no permite buscar la definición exacta en el diccionario y algunos prefieren inventar algo que nace sin contenido o con uno distinto, pero que ya se irá llenando a voluntad del que se la inventa.

  

Las pandemias, al igual que las posguerras se suelen usar históricamente para hacer mas rápido los cambios sociales que, en otras circunstancias, tardarían años en producirse. Debemos estar atentos a los discursos vacíos, que siempre pretenden confundir y disimular así los errores de una gestión, son las palabras del trilero que hábilmente esconde la bolita para ganar en el juego.

Diego de Haro

Diego de Haro