Por vez primera en Cartagena, una de las grandes voces del jazz actual, la coreana Youn Sun Nah. Es lo último en cantantes de jazz, posee una voz seductora y sensual. Actuará este viernes 22 de noviembre en el Nuevo Teatro Circo en lo que será la penúltima jornada de la 39 edición del Cartagena Jazz Festival. 

 

Es lo último en cantantes de jazz. Youn Sun Nah (Seúl, 1969) posee una voz seductora y sensual que no deja indiferente y que la ha llevado a ser considerada ya una de las grandes voces del jazz contemporáneo mundial. Su carrera es imparable; después de haber conquistado su país, donde es toda una celebridad, ha logrado una posición de privilegio en toda Europa, siendo cabeza de cartel en festivales tan prestigiosos como los de jazz de Montreaux o San Sebastián. En Francia, es considerada la ‘Diva sagrada’ y las tiendas de música de la capital francesa rinden culto a su figura con estanterías rebosantes de sus discos.

 

En 2009 mereció el premio Chevalier de las Artes y las Letras, y viene al Cartagena Jazz Festival por vez primera a presentar su último trabajo. 2019 ha supuesto un nuevo punto de inflexión en su carrera: el contrato con la división de Arts Music de Warner Music Group y el lanzamiento del álbum Immersion, en el que, como preámbulo de su visita, figura un tema reverencial de la literatura musical española: Asturias de Isaac Albéniz.

 

Youn Sun Nah nació y se crió en Seúl en una familia cautivada por la voz; su padre es director de coro y su madre actriz musical. Aprendió piano en su infancia, pero dedicó la mayor parte de su tiempo a sus estudios generales hasta que se graduó en Literatura Francesa en la Universidad de Konkuk en 1992. Un año más tarde, la Orquesta Sinfónica de Corea la invitó a cantar los evangelios. Ella hizo sus primeros pasos en el registro y en el escenario.

 

Después de esa experiencia, ella fue contratada en musicales. Se le estaba abriendo una carrera, pero no estaba convencida de estar en el camino correcto. Finalmente decidió volver a la escuela para estudiar música y cantar. Francófila, aficionada a la canción, se estableció en París durante el otoño de 1995. Se inscribió en el Instituto Nacional de Música de Beauvais, en el Conservatorio de Nadia y Lili Boulanger y en la CIM, escuela de jazz y música moderna. Fue en esa escuela que sucedió la epifanía.

 

Alrededor del año 2000, hizo sus primeras giras y recogió premios durante las competiciones de jazz. El comienzo de una larga lista de distinciones, que estará marcada por una decoración de la insignia de Chevalier des Arts et des Lettres otorgada por el Ministerio de Cultura Francesa en 2009 y también por el Premio Sejong de Cultura otorgado por los coreanos. Gobierno en 2013. Desde su primer álbum, Reflet (2001), lanzado solo en Corea, hasta Voyage (2008), su primer álbum lanzado en todo el mundo, se estableció paso a paso como una estrella emergente de Jazz vocal.

 

En 2010, con el álbum Same Girl, su carrera dio un giro internacional. Este álbum fue un éxito crítico y comercial en Europa, especialmente en Francia (Disco de oro y Académie du Jazz Award), en Alemania (Echo Jazz Award) y en Corea (Korean Music Award). Ella cubrió los festivales más famosos: Montreal, Marciac, Monterrey o Montreux, que también le encomendaron la presidencia del jurado para el concurso de voz 2013. El álbum Lento, lanzado en 2013, también fue un disco de oro en Francia y Alemania, definitivamente la hizo parte de las figuras del jazz contemporáneo.

 

A lo largo de las estaciones, su voz y personalidad marcaron las mentes y los corazones de las personas de todo el mundo. Entre 2009 y 2015, Youn Sun Nah realizó alrededor de 500 conciertos en el mundo, agotados en su mayor parte. El 23 de febrero de 2014, hizo una parada en Sochi para cantar durante la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Invierno. Después de estas 6 temporadas completas, decidió tomarse un descanso. Regresó en 2017 con el álbum She Moves On. El mismo año fue invitada a cantar durante el Día Internacional del Jazz en La Habana. 2019 es un nuevo punto de inflexión en su carrera: un contrato con la división de Arts Music de Warner Music Group, con sede en EE. UU., Y el lanzamiento del álbum Immersion.