`La Manga, la unidad y la cercanía.  ¿Dos mejor que uno?´, la opinión de Diego de Haro

0

No siempre tener dos es mejor que uno…

Entiendo que la frase sugiere el chiste fácil, pero no va de eso.

Uno pinta de rojo, el otro de azul, si a uno le gustan las palmeras al otro los pinos…

Me refiero a nuestros Ayuntamientos, tenemos dos y eso creo que, en este caso, no es bueno.

No suelen ponerse de acuerdo ni cuando coinciden de partido político y eso perjudica a los residentes, obliga ha realizar grandes desplazamientos y encarece los costes municipales y de los vecinos.

Constituimos una sola comunidad de residentes con las mismas características e intereses sociales y económicos, pero separados por una linea imaginaria que solo nos perjudica.

Formamos una sola zona turística pero tenemos dos maneras diferentes de enfrentar los problemas.

El Reglamento de población y demarcación territorial de las Entidades Locales, contiene la posibilidad de fusionar una parte de un ayuntamiento en otro, con el que tenga continuidad territorial. Se justifica cuando existan notorios motivos de necesidad o conveniencia económica o administrativa.

Convendrán conmigo que en este caso se dan todas las condiciones necesarias para una modificación de los limites territoriales, en los que todos los vecinos y residentes ganamos, con menos costes para los ayuntamientos y unos mejores servicios municipales para todos. 

Solo nos queda esperar pacientemente y sugerir a todos los competentes en este asunto que piensen, como es su obligación, en los vecinos y en las ventajas que estos tendrían, aumentando la calidad de los servicios que prestan y el ahorro que esta medida supondría.

Se trata de gastar menos, de ser mas eficiente y de mejorar la calidad de vida de los vecinos y los turistas. Esta debiera ser la primera obligación de los  alcaldes, que deben negociar una solución buena todos y la mejor para una zona  que ya de natural es muy compleja y simplificarla en lo posible. 

Confío en que estas palabras sirvan de reflexión y debate. Que en adelante se planteen soluciones diferentes a la de un ayuntamiento propio, escasamente viable, para solucionar los problemas territoriales de La Manga.

Diego de Haro