Madre e hija ocupaban una habitación de reducidas dimensiones y con unas condiciones básicas de habitabilidad y salubridad

La Guardia Civil de la Región de Murcia ha desarrollado la operación ‘BABYRUM’, una investigación establecida para esclarecer los supuestos delitos de detención ilegal y lesiones cometidos contra una mujer y su hija en Lorca, que ha concluido con la localización y liberación de éstas y la detención de la pareja sentimental de la madre y el hermano de éste como presuntos autores de los delitos de detención ilegal y lesiones.

Las actuaciones se iniciaron el pasado martes, 06 de agosto, cuando los servicios centrales de la Guardia Civil recibieron una comunicación procedente de las autoridades de Rumanía en la que informaban sobre la posible situación de peligro en la que podrían encontrarse una ciudadana rumana, de 20 años, y su hija, circunstancias comunicadas por la propia víctima en llamada telefónica realizada a su madre, que se encontraba en Rumanía, en la que le comunica que tanto su pareja sentimental como el hermano de ésta le habían prohibido salir de la vivienda que ocupaba desde su llegada a España, retirándole la documentación y agrediéndole habitualmente tanto a ella como a la niña.

Efectivos del EMUME (Equipo Mujer-Menor) de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Murcia, del Equipo Territorial de Policía Judicial de Águilas y unidades de Prevención de Seguridad Ciudadana de la Guardia Civil de Lorca y Zarcilla de Ramos desplegaron un amplio dispositivo con la finalidad de localizar a la madre y a su hija.

El dispositivo dio sus frutos tan solo unas horas después, cuando los guardias civiles lograron localizar a ambas esa misma tarde en una granja del municipio lorquino. Los agentes también hallaron en el lugar a dos varones que se encontraban, presuntamente, tras la autoría de los hechos delictivos investigados, uno pareja sentimental y padre de las víctimas y el otro hermano del anterior.

Las víctimas fueron trasladadas al Hospital Comarcal Rafael Méndez de Lorca para ser reconocidas por servicios sanitarios y recibir la asistencia médica que en su caso fuese necesaria.

Los guardias civiles detuvieron a los dos sospechosos como presuntos autores de delito de detención ilegal y lesiones. La madre y la niña presentaban lesiones de carácter leve, aunque se descarta que sufrieran algún tipo de agresión o abuso sexual.

Madre e hija ocupaban una habitación de reducidas dimensiones y con unas condiciones básicas de habitabilidad y salubridad. De la investigación desarrollada se desprende que la mujer llegó a España junto a su compañero sentimental y la hija común de ambos hace unas dos semanas, tras haberles motivado a venir desde Rumanía el hermano de su pareja por haber encontrado un trabajo para él.

Tras la llegada a España y a la casa donde tenía que habitar, la mujer mostró su disconformidad a vivir en esas condiciones y sus intenciones de regresar a Rumanía, siendo a partir de ese momento cuando supuestamente fue coaccionada a mantenerse recluida en la vivienda, recibió malos tratos por parte de su cuñado consentidos por su pareja, conminada a no salir mientras ellos están trabajando y supuestamente se le impidió volver a su país de origen, aunque ella consiguió contactar vía telefónica con su madre, que se encontraba en Rumanía, a la que informó de su situación y le solicitó que lo denunciara a las autoridades de aquel país. Las autoridades rumanas, tras ser alertadas de los hechos, contactaron por vía urgente con las españolas para informar de lo sucedido.

Las autoridades rumanas en España han sido informadas de la localización de la mujer y su hija, que a su vez han contactado con las víctimas para atender sus posibles necesidades para regresar a su país de origen.

Tras su localización, a ambas víctimas se les ofrecieron los recursos disponibles para víctimas de violencia de género de los servicios sociales, como alojamiento, traslado y manutención.

Los detenidos –rumanos, de 24 y 20 años de edad, y residentes en Lorca–, y las diligencias instruidas han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Lorca (Murcia).