La Guardia Civil y el Colegio Oficial de Farmacéuticos (COFRM) de la Región de Murcia han suscrito un procedimiento operativo de colaboración dirigido a la prevención y mejora de la seguridad de nuestros mayores.

El ‘Plan Mayor Seguridad’, implantado por la Secretaría de Estado de Seguridad (SES), es la principal herramienta con la que cuenta la Guardia Civil para la prevención y mejora de la seguridad de este grupo de especial vulnerabilidad.

En este ámbito, el procedimiento de colaboración rubricado por ambas partes constituye una iniciativa pionera que pretende aumentar la eficacia del citado Plan aunando el esfuerzo de los profesionales de la Benemérita y facultativos del Colegio Oficial de Farmacéuticos de la Región de Murcia para detectar de forma precoz las principales amenazas delictivas de que son, o pueden ser víctimas las personas mayores.

En el mismo se recogen medidas de comunicación efectiva entre la Guardia Civil de Murcia y los farmacéuticos de la Región para facilitar un canal eficaz con el que conocer cualquier situación de riesgo o desamparo que pueda afectar a la seguridad de este colectivo.

Como agentes de la salud, la red de 569 farmacias de la Región mantiene un estrecho contacto con personas de este grupo de edad, lo que permite detectar la comisión de posibles delitos contra sus bienes o propiedades tales como estafas, timos o hurtos, así como otros contra su integridad física o moral como lo son el maltrato, las prácticas abusivas o la dejación de los cuidados básicos de quienes se ocupan de su atención, algunos de los cuales, nunca llegan a ser denunciados.

A este fin, especialistas de la Benemérita impartirán charlas, talleres y jornadas dirigidas a los profesionales farmacéuticos, para dar a conocer los potenciales riesgos en el ámbito delincuencial, al que se enfrentan nuestros mayores, además de otras, dirigidas a personas de este grupo de edad, en el seno de la habitual esfera de confianza que les generan sus farmacéuticos.

Teniendo en cuenta la posible dificultad de nuestros mayores para obtener información a través de los habituales canales tecnológicos de comunicación, también se elaborarán carteles y folletos informativos para que los consejos de seguridad puedan estar a su alcance de una forma sencilla, cómoda y directa.

El protocolo, con vigencia de un año, podrá ser prorrogado por espacio de cuatro años consecutivos.