La Comunidad llevará a cabo la remodelación y explotación ecoturística de la casa forestal de La Calera en Ricote 

0

Foto: El consejero Antonio Luengo, junto al alcalde de Ricote, Rafael Guillamón, durante su visita al entorno natural en el que se encuentra la casa forestal de La Calera.

 

 

Está prevista una inversión de 380.000 euros con cargo al adjudicatario, que ostentará la concesión durante 26 años, como apuesta por la recuperación del entorno natural

La Comunidad invertirá 275.000 euros en tratamientos selvícolas de formaciones arboladas en la Sierra de Ricote, en una superficie de 150 hectáreas

La Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente licitará el próximo mes de octubre una concesión administrativa para la remodelación y explotación ecoturística de la casa forestal de La Calera e instalaciones anexas, con el objetivo de poner a disposición de los ciudadanos el uso y disfrute de esta infraestructura y recuperar su entorno natural para actividades de recreo. 

El consejero Antonio Luengo dio a conocer esta iniciativa en su reciente visita al municipio de Ricote, donde se reunió con su alcalde, Rafael Guillamón, para tratar este asunto de especial relevancia para la localidad y su entorno y la puesta en valor del turismo de naturaleza. 

 

El adjudicatario de esta concesión se hará cargo de la remodelación y mejora, gestión y mantenimiento de la casa forestal, y prestará servicios de restauración (comidas y bebidas), de divulgación y educación ambiental, y actividades de naturaleza, entre otros. Está prevista una inversión de 380.000 euros con cargo al adjudicatario, que ostentará la concesión durante 26 años.

 

Tratamientos selvícolas

 

Durante su visita al municipio, el consejero también informó al alcalde de la inversión prevista de 275.000 euros, cofinanciados en un 63 por ciento por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER), para llevar a cabo tratamientos selvícolas de formaciones arboladas en la Sierra de Ricote, en una superficie de 150 hectáreas.

 

El objetivo, explicó el consejero, “es controlar la vegetación para prevenir incendios forestales”. Para ello, se llevará a cabo la eliminación de pies debilitados para extraer el combustible excedente (más de 20 toneladas de biomasa por hectárea) y contribuir a la regeneración de la masa forestal.

 

En este sentido, el consejero destacó que el desarrollo de estas actuaciones supondrá la participación directa de recursos humanos especializados en señalamiento de masas forestales, corta de árboles, manejo de maquinaria específica, gestión de los recursos bioenergéticos y transporte, entre otros, por lo que, concluyó, “contribuirán a diversificar la actividad económica en el medio rural y al desarrollo sostenible”.