La Comunidad forma a 80 funcionarios en lenguaje de signos español

0
Imagen del material audiovisual realizado para el curso Lengua de signos Española básico y que se puede ver en Youtube

El personal que imparte el curso realizó unos materiales didácticos que ya cuentan con más de 260.000 reproducciones en la web de la EFIAP

 

La Escuela de Formación e Innovación de la Administración Pública (EFIAP) de la Consejería de Economía, Hacienda y Administración Digital ha realizado en el primer semestre de este año cuatro ediciones del curso ‘Lengua de signos Española básico’ en el que se han formado 80 empleados públicos de las distintas administraciones que prestan sus servicios en la Región.

El objetivo de estos cursos es sensibilizar de la problemática de las barreras de comunicación, conociendo las características de este colectivo e iniciar en el conocimiento de la Lengua de Signos Española.

Se trata de una de las acciones formativas más longevas de las que se imparten por la Administración regional, con más de 20 años en la programación, y que sigue contando con una alta demanda por parte de los funcionarios. Además, la valoración que realizan los alumnos al finalizar el curso muy alta, logrando en varias ediciones la puntuación máxima, 10 puntos.

La directora general de Función Pública, Carmen María Zamora, indicó que “tratamos de dar a los empleados públicos una formación de excelencia para prestar el mejor servicio a los ciudadanos. Este es el caso de este curso, que año a año sigue contando con una alta demanda. Además, el profesorado que los imparte cada año trabaja para seguir mejorando los contenidos y la formación que realizan”.

Un ejemplo de este trabajo de mejora son los materiales que diseñan y que fueron premiados por el Instituto Nacional de Administraciones Públicas. Estos materiales didácticos cuentan con más de 260.000 visualizaciones en YouTube y en la web de la EFIAP.

La Lengua de Signos es una lengua natural de carácter visual, gestual y espacial con gramática propia que reúne todas las características y cumple las mismas funciones que cualquier otra lengua. Está reconocida mediante la ley estatal 27/2007 por la que se reconocen las lenguas de signos españolas y se regulan los medios de apoyo a la comunicación oral de las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas.