La Comunidad financia la incorporación de un intérprete de lengua de signos a la UPCT

0

Destina 15.000 euros para el acceso a los medios o recursos que precisan las personas con discapacidad auditiva para favorecer su integración en la comunidad universitaria

El Gobierno regional quiere favorecer y potenciar el aprendizaje del alumnado universitario que presenta una discapacidad auditiva, para ello propicia la participación de un intérprete de lengua de signos que facilita el aprendizaje. Al respecto, el pasado mes de octubre el Consejo de Gobierno aprobó un convenio por el cual la Comunidad, a través de la Consejería de Empleo, Universidades y Empresa, colaborará con la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) en el fomento del servicio de intérpretes de lengua de signos a través de una subvención de 15.000 euros.

Así lo explicó hoy el director general de Universidades e Investigación, Juan Monzó, durante la presentación del convenio en el rectorado de la UPCT, donde destacó que “con este tipo de acuerdos el Gobierno regional apuesta por una universidad más inclusiva, atendiendo la demanda de todos los colectivos que en ella participan”.

La UPCT dispone de la Unidad de Voluntariado y Apoyo al alumnado con discapacidad cuyo objetivo es dar respuesta a las necesidades de tipo social, personal, y pedagógicas de la comunidad universitaria, sobre todo de los estudiantes con diversidad funcional. Esta unidad da soporte a los estudiantes universitarios con discapacidad física, sensorial e intelectual que lo soliciten y trata de garantizar la igualdad de condiciones con el resto de estudiantes y su integración en la Universidad en todos los aspectos que afectan a la vida académica.

El objetivo de esta ayuda es facilitar el acceso a los medios o recursos que precisen aquellas personas que sufren discapacidad auditiva para favorecer su integración en la comunidad universitaria asegurando la igualdad real y efectiva de oportunidades. De este modo, a través del apoyo de profesionales cualificados se protege el derecho de este alumnado con necesidades educativas especiales y se posibilita su acceso a la formación universitaria y al mundo laboral. “Nos aseguramos que cualquier persona puede atender y entender en clase”, añadió Monzó.