La Comunidad dispone de 36 plazas para la atención a personas con discapacidad intelectual en las viviendas tuteladas de Alfa

0

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Violante Tomás, junto a la presidenta de la asociación Alternativa Familiar Alfa, María Ángeles Gomariz, visitó hoy en Ceutí una de las tres viviendas tuteladas que tiene esta asociación para personas con discapacidad intelectual en el municipio.

En el acto, declaró que la Consejería de Familia, a través del Instituto Murciano de Acción Social (IMAS), destina 441.906 euros a la atención de 36 personas con discapacidad intelectual a través de esta asociación, con la contratación de plazas en Ceutí y Lorquí.

Violante Tomás destacó que las viviendas tuteladas para personas con discapacidad intelectual permiten alcanzar un grado de independencia suficiente, aunque no total, con un seguimiento y apoyo por parte del equipo de profesionales de este servicio, que les permite lograr la integración social plena. Alfa tiene en cinco viviendas de este tipo: tres en Ceutí y dos en Lorquí.

A través de estas viviendas, las personas que desean y están preparadas para compartir piso, pero que no son plenamente autónomas, pueden ver cumplida su meta contando con el apoyo externo necesario que le permita potenciar y perfilar sus habilidades personales, tan necesarias para una normalización real y efectiva en la vida social y laboral de cualquier individuo.

La consejera se refirió a las actividades sociales que llevan a cabo, lo que demuestra el alto grado de interacción que tienen estas personas en la vida de sus municipios. Las personas con discapacidad intelectual que participan en el programa de Alfa llevan a cabo en el centro cultural de Ceutí talleres de arte y artesanía todos los días de 10 a 14,00 horas, taller de textil, taller de musicoterapia y taller de relajación, entre otras actividades.

La asociación Alfa trata de facilitar que el usuario decida sobre su propia vida, respetando sus demandas gustos y preferencias. Se le capacita para tomar decisiones y elegir entre diversas posibilidades y alternativas: actividades de ocio, de vida en el hogar, también se    posibilitar que el usuario decida el tipo de relación con sus familiares y amigos, siempre bajo la supervisión del personal que les acompaña en su convivencia.