La Comunidad destina 300.000 euros para asistir a más de 200 trabajadores con discapacidades severas

0
Trabajador de uno de los centros especiales de empleo que recibió las ayudas el pasado año, Fundown Plant.

La Consejería de Empleo, Universidades, Empresa y Medio Ambiente, a través del SEF, ha destinado 300.000 euros para asistir de manera individualizada a más de 200 trabajadores con dificultades especiales que desarrollan su labor en centros especiales de empleo de la Región. Esas ayudas, que han sido publicadas hoy en el Boletín Oficial de la Región de Murcia (BORM), permitirán a los centros contratar al personal que prestará apoyo a los empleados con discapacidades más severas.

El plazo para solicitar las ayudas se extiende hasta el 10 de abril, con una dotación de 1.200 euros por trabajador con discapacidad de difícil inserción en cada centro. Las subvenciones servirán para afrontar los costes laborales y de Seguridad Social de los encargados de apoyo y técnicos.

Los trabajadores con un mayor grado de discapacidad de los centros serán asistidos por estos equipos multidisciplinares, denominados unidades de apoyo, que les ayudarán a superar las barreras para incorporarse y adaptarse a su puesto. Así, potenciarán su autonomía y allanarán el camino para que en el futuro pueda producirse una inserción en el mercado ordinario de trabajo.

Las unidades de apoyo atenderán a dos perfiles de trabajadores, por un lado, a personas con parálisis cerebral, enfermedad mental o discapacidad intelectual con un grado de discapacidad igual o superior al 33 por ciento, y por el otro, a personas con discapacidad física o sensorial con un grado de discapacidad igual o superior al 65 por ciento.

Su trabajo incluirá actividades de formación para la adaptación del empleado al puesto, así como a las nuevas tecnologías y a procesos productivos novedosos. Asimismo, serán los responsables de actuar en el caso de que tenga lugar un deterioro en la progresión del trabajador, a fin de atenuar esos efectos.

Para la directora general del SEF, Severa González, “la contratación de este personal de apoyo es fundamental para que el trabajador con una discapacidad más severa logre adaptarse a su puesto. Además, estos profesionales cumplen funciones como la de establecer las relaciones precisas con el entorno familiar y social de esas personas, para ser un instrumento de asistencia, estímulo y estabilidad laboral”.

Empresas de empleo protegido

Los centros especiales de empleo son empresas de empleo protegido cuyo propósito fundamental, bajo los principios de la economía social, es el de proporcionar a los trabajadores con discapacidad un empleo productivo y remunerado, adaptado a sus características. Las unidades de apoyo facilitan dicha misión, mediante una asistencia personalizada en el puesto de trabajo, y a la vez favoreciendo su independencia.

Los centros especiales de empleo pueden ser de iniciativa empresarial o de iniciativa social (sin ánimo de lucro), y son estos últimos los que suelen presentar en sus plantillas un mayor porcentaje de trabajadores con discapacidades de difícil inserción. En total, la Región cuenta con 43 centros especiales de empleo, con una cifra de 1.462 trabajadores. De ellos, 1.289 presentan una discapacidad.

El año pasado, los ocho centros que recibieron las subvenciones por este concepto fueron la Asociación Tutelar de la Persona con Discapacidad Astus, Fundown Plant, Mempleo Salud Mental y Empleo, Aidemar, Fundación Prometeo, Consenur, Grupo Sifu y la Fundación García Carrión.