La Bendición de animales en San Antón se celebra este año dos días

0

El barrio cartagenero de San Antón celebra la tradicional bendición de animales enmarcada en las fiestas en honor a su patrón. Al caer en día laboral, este año como novedad, se ha decidido repetir la bendición el domingo, a las 13 horas.

Hoy 17 de enero, la Iglesia Católica celebra la fiesta de San Antonio Abad, conocido popularmente como San Antón. Con motivo de esta festividad, en numerosas localidades se realizan bendiciones de mascotas y otros animales, por ser este santo su patrón.

En la parroquia de San Antonio Abad de Cartagena hoy viernes la diana floreada marcará el inicio de los actos a las 08:00 horas, seguida de la misa solemne en la iglesia, a partir de las 11:00 horas. La alcaldesa de Cartagena, Ana Belén Castejón , la vicealcaldesa de Cartagena, Noelia Arroyo, y el concejal del Festejos, Juan Pedro Torralba tienen previsto asistir a la bendición de animales, a las 12:00 horas, treinta minutos después habrá una concentración de carruajes en ese mismo lugar. Sobre las 13:00 horas los asistentes podrán disfrutar del popular Baile del Vermú en el local social.

Por la tarde, a las 18:00 horas tendrá lugar la procesión del Santo Patrón por las calles del barrio, y a las 19:00 horas se realizará otro baile en el local social y una rifa familiar. A las 22:00 horas se pondrá fin a los festejos del día.

 

San Antonio Abad, padre del monacato

San Antonio Abad es considerado padre del monacato oriental y occidental. Cuenta la historia de este santo, que provenía de una familia muy rica, quedó huérfano siendo joven, junto a su hermana pequeña, por lo que heredó una gran fortuna. Un día, escuchó el Evangelio del joven rico y se vio reflejado en esa parábola, que le hizo cambiar su vida radicalmente. Por ello, decidió vender todo lo que tenía y entregarlo a los pobres, dejando una parte para su hermana. De ese modo, dejó todo y se fue a vivir al desierto donde pasó el resto de su vida, iniciando así una vida eremítica en el siglo IV.

A lo largo de los años, San Antón tuvo dificultades para continuar con su opción radical de vida, ya que sufrió tentaciones manifestadas a través de animales. Por eso, como venció la tentación, se ha convertido en protector de los animales.