Jorge Hierro Álvarez:“Los habilitadores digitales son la respuesta al cambio y la consolidación de los modelos de negocio basados en la innovación”

0

Entrevistamos  a Jorge Hierro Álvarez, CEO de Salta Comunicación y Formación Digital

Una de las grandes consecuencias de la llegada del COVID-19 es la consolidación del teletrabajo y la definición de una serie de procesos relacionados con la creación de ecosistemas virtuales para llevar a cabo las tareas en las empresas, las cuales se están adaptando poco a poco a sistemas de comunicación, almacenamiento y gestión de una manera rápida. En ese contexto, no todas las compañías pueden establecer una planificación completa, dado que depende de su actividad, capacidad o sector. La producción y mantenimiento, fabricación de componentes e incluso la propia distribución son otros de los factores que condicionan a numerosas sociedades en el ejercicio de seguir estableciendo una adecuada organización de su trabajo. La virtualización se quedó atrás para dar paso a la nube híbrida, que logra plantear recursos públicos y conseguir consolidar un modelo deslocalizado. Por otro lado, las relaciones profesionales y personales van a tener un antes y después con la convivencia bajo la amenaza del coronavirus, que hasta que la comunidad científica no desarrollé todos los estudios que precisa, no tendrá la capacidad técnica de determinar cómo superar una situación que afecta a todos los cimientos de la sociedad. Industria, turismo, consumo, seguridad, defensa y la supervivencia del trabajo como tal está en tela de juicio debido a la expansión del COVID-19 en nuestra sociedad. 

 

Como experto en materia de comunicación, ¿cómo analiza la situación provocada por el coronavirus? ¿Es el teletrabajo una de las soluciones para evitar el parón al que estamos sometidos? 

 

La empatía, prudencia y aguante es clave ante una situación que nos ha desbordado en todos los aspectos. Desde salud pública, se han realizado recomendaciones y adoptado medidas que se han canalizado en los medios de comunicación, a través de mensajes e infografías, declaraciones y explicaciones, o bien, acceso a una información sobre cómo debemos de comportarnos. El “QuédateEnCasa”, como iniciativa, ha implicado que las empresas que han podido deslocalizar determinadas funciones y tareas han pasado a un espacio virtual real, donde se ha podido continuar con el trabajo gracias al uso de sistemas donde la tecnología es clave, y no sólo para comunicarnos. 

 

La gran pregunta es si vamos a seguir con ese esquema una vez pase la amenaza. Y, visto el resultado, en determinadas áreas va a ser así, porque es la respuesta que existe para consolidar el teletrabajo en aquellas áreas o departamentos donde se pueda consolidar una relación con la empresa, o bien, en la prestación de servicios profesionales por parte de la comunidad freelance que lo hace desde hace muchos años. En este aspecto, los directivos que asuman que es una solución definitiva, lo van a implantar a corto, medio y largo plazo, pero incentivando el modelo que está relacionado directamente con el compromiso, buena gestión y la organización adecuada. 

 

¿Existen herramientas para dar ese paso? ¿Cómo se puede gestionar una tarea en la nube? ¿Es posible hacer un seguimiento de un equipo de trabajo y que cumpla con lo acordado? 

 

Ha dejado de ser un reto y es una obligación que todos entendamos las relaciones laborales del pasado, presente y futuro, asunto que ya ha quedado claro desde hace un tiempo por parte de los autónomos y freelance, que ofrecen sus servicios profesionales en páginas como Malt, Freelancer o Workana, entre otras plataformas. En el caso de los trabajadores, las grandes empresas tienen sistemas consolidados y contratados a empresas como Microsoft, Oracle o emplean el uso de SalesForce como CRM para la gestión del día a día, así como la nube de G-Suite de Google para utilizar las herramientas de productividad de una manera concreta. 

Las pequeñas empresas son las que más deben de hacer un esfuerzo en la atención de los clientes y tienen que ir a recursos gratuitos de compañías como Asana, Trello, Slack y sistemas de videoconferencia como Zoom, dependiendo de la modalidad que selecciones. En el caso de Trello, su fuerte es la gestión de tareas con otros profesionales o hacer un seguimiento de qué es lo que pasa en un equipo de personas que trabaja en el mismo proyecto. Se cumple con la subida de la información, establecer un plan y acometerlo en la designación de un calendario para evaluar los procesos acordados. Además, este tipo de sistemas son un pequeño ejemplo de todas aplicaciones que podemos emplear en modalidad de teletrabajador y que tienen que ver con la llamada transformación digital. 

 

Mapas mentales, diagramas de flujo, propuestas de valor y un seguimiento de lo que ocurre en un sitio web son una serie de ejemplos de cómo se monitoriza toda la actividad de una estructura organizativa.   

 

¿Estamos preparados para el cambio? 

 

Es difícil, porque hay que analizar muchos factores. La educación, formación adecuada, entender el concepto de trabajo basado en la eficiencia, seguimiento y aportación conlleva un cambio de mentalidad, donde hay que empujar, motivar y tener la madurez suficiente para la gestión de un equipo de personas y entender la tecnología como un aliado, no como una amenaza. Identificar la resistencia al cambio u otros obstáculos es clave, pero aportando un conjunto de argumentos sólidos que establezcan una serie de modificaciones en los procedimientos anteriores. 

 

Como hemos comentado, no todas las empresas pueden adaptarse de la misma manera, quizás por su sector, actividad o porque su modelo de negocio es más complicado que otras compañías que sí pueden operar de una forma directa a través de las telecomunicaciones, informática y evaluación de cuál es la tecnología más apropiada. Otro tema, que es importante, es establecer, si damos el paso, el tipo de dispositivos más adecuado y una pauta de gestión que logre realizar las funciones, su seguimiento y tomar decisiones en un cuadro de mando. 

 

¿Cuáles son los sectores que se pueden ver más fortalecidos después de esta crisis? 

 

Desde hace un tiempo hemos introducido el ecosistema de los habitadores digitales en el modelo productivo. ¿Qué queremos decir? La automatización de procesos, la fabricación aditiva o el análisis de grandes cantidades de datos es una realidad que forma parte de una sociedad en continuo desarrollo. Tenemos la tecnología, sabemos que podemos contar con ella y establecer planes de transformación en función de todos los parámetros marcados en el avance de los despliegues de red de telecomunicaciones, que permitan a las empresas, instituciones y ciudadanos tener un acceso y conectividad garantizado. Desde luego, la crisis del coronavirus afecta y afectará al esquema social, empresarial y profesional, pero hay que saber estudiar lo que estamos viviendo para tomar decisiones acertadas que logren escalar los problemas y nos permitan dar soluciones eficientes. 

 

Turismo, automoción o la propia fabricación de productos de cualquier sector contaba con una estimación y presupuesto, campañas en curso o promociones para el tercer o cuarto trimestre, y ahora las empresas se ven empujadas a dejar de un lado numerosos compromisos para tomar decisiones difíciles o complicadas que afectan a los trabajadores, pero también a su viabilidad. Las compañías que puedan dar el giro a la modalidad online tienen una oportunidad en potenciar un marco de relación con el consumidor más cuidado, estudiando sus preferencias y ofreciéndole el mejor servicio. La prevención y detención de riesgos en materia de salud, así como todos los componentes que tenemos que adoptar como medidas obligatorias para volver a la normalidad, implican la contratación de numerosos productos y servicios de empresas especializadas, sin dejar de lado la solución definitiva como vacuna.  

Jorge Hierro Álvarez, CEO de Salta Comunicación y Formación Digital