El IMAS destina 2,8 millones en subvenciones para mejorar la empleabilidad de personas en situación de vulnerabilidad

0

Las entidades desarrollarán itinerarios personalizados de inserción sociolaboral y se prevé la participación de unas 2.300 personas

El plazo para solicitar las ayudas está abierto hasta el 27 de abril

La Consejería de Mujer, Igualdad, LGTBI, Familias y Política Social, a través del Instituto Murciano de Acción Social (IMAS), ha abierto una convocatoria de subvenciones dirigida a entidades del ámbito social para que desarrollen programas para mejorar la empleabilidad de personas en situación o riesgo de exclusión social o especiales dificultades. Se realizará a través de itinerarios personalizados de inserción sociolaboral en los que está prevista la participación de casi 2.300 personas.

El Boletín Oficial de la Región de Murcia publicó ayer (https://www.borm.es/#/home/anuncio/07-04-2021/2237) esta convocatoria,  que cuenta con un presupuesto de 2.800.000 euros cofinanciados en un 20 por ciento por la Comunidad y en un 80 por ciento por el Fondo Social Europeo en el marco del Programa Operativo Regional FSE 2014-2020.

La directora gerente del IMAS, Raquel Cancela, destacó la “importante apuesta que desarrolla el IMAS en programas de integración sociolaboral y mejora de la empleabilidad como medida para la incorporación al empleo  y a los recursos ordinarios de formación de las personas en situación de vulnerabilidad social, máxime en un etapa marcada por la crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19, con importantes repercusiones sociales y laborales, especialmente para los colectivos más desfavorecidos”.

Las acciones para la inserción laboral se complementan con otras de tipo social dirigidas a promover la adquisición de competencias personales y laborales y a superar otras dificultades. Para ello, se utiliza una metodología centrada en el acompañamiento individual a lo largo de todo el proceso de promoción personal, formación e incorporación al mercado laboral.

Aumentan los programas y los participantes

Entre los colectivos de personas en situación o riesgo de exclusión social a las que se dirigen estas ayudas se incluyen las personas gitanas, personas reclusas y ex reclusas, aquellas en proceso de rehabilitación por problemas de adicciones, las que han sufrido violencia por parte de la pareja o expareja, personas beneficiarias de la Renta Básica de Inserción y de las Ayudas Periódicas de Inserción y Protección Social, personas sin hogar, las que ejercen o han ejercido la prostitución y cualquier otra situación de vulnerabilidad social acreditada.

La convocatoria establece cuatro tipologías de programas con distintos requisitos y condiciones, desde los institucionales hasta los proyectos de un territorio o ámbito de actuación, además de los de dos territorios y los comarcales. “El número de programas y participantes y su cobertura territorial se ha incrementado paulatinamente, y también destaca la implantación y consolidación de programas en los ámbitos y zonas geográficas más afectados por la pobreza y la exclusión social”, explicó Cancela.

Una misma entidad no podrá solicitar más de tres subvenciones y contará con 12 meses para ejecutar los programas seleccionados. El plazo de presentación de solicitudes está abierto hasta el próximo 27 de abril y se puede hacer a través de la sede electrónica de la Comunidad.

La experiencia como base de mejora

La convocatoria de 2020 ha permitido que se desarrollen 30 programas y muchos de ellos ofrecen cobertura a más de un municipio. En total se ha contado con 49 puntos de atención distribuidos por toda la Región y han sido atendidas 2.155 personas. Además, con los programas realizados el año anterior se ha obtenido casi un 30 por ciento de inserciones laborales y un 24 por ciento de personas han obtenido una cualificación.

Para mejorar la eficiencia de estos programas se fomenta el trabajo en red en el territorio donde se desarrollan, y se ha articulado un Protocolo de coordinación de los Servicios Sociales de Atención Primaria, los Servicios Públicos de Empleo y las entidades sociales que desarrollan estos proyectos para la integración sociolaboral de las personas en riesgo de exclusión social.