Hidrogea y Anse presentan en la COP25 el ‘Proyecto Malvasía’, que ha convertido a la depuradora de Cartagena en una infraestructura verde

0

Jorge Sánchez, biólogo de la asociación ecologista, ha explicado en qué consisten los trabajos para proteger a esta ave acuática, que está en peligro de extinción
La planta es un ejemplo de economía circular ya que el agua, una vez depurada, se almacena a la espera de que los agricultores la utilicen para regar sus cosechas
Hidrogea, la empresa que se encarga de abastecer de agua a más de un millón de habitantes en la Región de Murcia, y ANSE, la Asociación de Ecologistas del Sureste, han
presentado hoy en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2019 (COP 25) el “Proyecto Malvasía”, con el que desde hace tres años se está trabajando en la protección de la biodiversidad en las lagunas de la Estación Depuradora de Cabezo Beaza, en Cartagena con el objetivo de convertirla en una infraestructura verde.
En la presentación de este proyecto, realizada en el stand que el Grupo Suez tiene en el
pabellón de IFEMA en Madrid, donde se está desarrollando esta cumbre mundial, también ha estado presente la consejera delegada de la empresa en la Región de Murcia,
Inmaculada Serrano, junto con los representantes de ANSE.
Según ha explicado Jorge Sánchez durante su ponencia “estas lagunas tienen un gran
potencial y los resultados obtenidos en los últimos años superan a los que se han
registrado en otras lagunas similares de la Región de Murcia”.
Las lagunas de esta planta ocupan una superficie de 30 hectáreas, tienen entre tres y
siete metros de profundidad y reciben los 35.000 metros cúbicos de agua al día que
Hidrogea depura procedente de 200.000 habitantes del municipio de Cartagena.
Estas balsas artificiales se han convertido en el hábitat de más de treinta especies de
aves acuáticas diferentes, entre ellas la malvasía cabeciblanca, que está en peligro de
extinción. Por estas lagunas pasa el 7% de la población ibérica de esta especie y gracias
a los trabajos de los últimos años se ha conseguido con sobrado éxito su reproducción.
Para ello, se instalaron unas islas flotantes que permiten el nacimiento de nuevas
polladas alejadas de los depredadores.
Hace tres años Hidrogea, encargada de la gestión de la planta depuradora, y ANSE
decidieron unir esfuerzos para el cuidado y conservación de estas aves acuáticas y desde
entonces, tal y como hoy ha explicado el biólogo Jorge Sánchez, se ha logrado con
espectacular éxito asegurar su reproducción. Pero además, ambas entidades trabajan
con el objetivo de transformar esta depuradora en una infraestructura verde y en un
ejemplo de economía circular, lo que les ha llevado esta mañana a ser uno de los
protagonistas de la COP25 como muestra de una buena práctica.
Jorge Sánchez siguió explicando que “el diseño de estas lagunas hacía muy complicada
la nidificación de aves, que requieren orillas con vegetación, pues los taludes del
embalse están cubiertos de grava sin apenas plantas. Este hecho impedía la nidificación
de especies como la gallineta común, la focha común, los zampullines chicos o la
malvasía cabeciblanca, una especie globalmente amenazada”.
Para solucionar este problema ANSE, de la mano de Hidrogea, realizó sucesivos
prototipos de balsas con un diseño de gran tamaño, estabilidad y seguridad hasta
alcanzar el que se adaptaba perfectamente a las necesidades de estas aves para su
reproducción.
Además del trabajo con las aves acuáticas, el Proyecto Malvasía también incluye la
plantación de especies de flora autóctonas en sustitución de las plantas invasivas, la
colocación de nidos para murciélagos y actividades de difusión y seguimiento entre
diferentes sectores de la población, como escolares y familias.

Más de cuarenta nuevas crías de malvasía
Por su parte, Inmaculada Serrano explicó que “la gestión de la planta depuradora de
Cabezo Beaza en Cartagena es un modelo a seguir, ya que todo el proceso que se
desarrolla en el tratamiento de las aguas residuales busca la excelencia medioambiental.
Toda la energía que se utiliza en la planta es renovable, tenemos residuos cero y el agua
depurada se almacena en las balsas a la espera de que se la lleven los regantes de la
zona para sus cosechas. Por tanto, esta planta es un ejemplo de economía circular”.
La primera isla flotante se instaló en 2017 y tras comprobarse la nidificación de la
malvasía se amplió el número y tamaño de las islas colocándose dos más. En la
actualidad hay 4 islas con vegetación.
Sánchez explicó los resultados del proyecto: “Algunos datos apuntan a una posible
nidificación de la malvasía cabeciblanca en la EDAR de Cabezo Beaza en 2017, pero no
fue hasta 2018 cuando se observaron y confirmaron cuatro polladas de malvasía
cabeciblanca”. Continúa explicando que “animados por los resultados obtenidos, se
instalaron en 2019 dos nuevas islas de dimensiones aún mayores y con una mayor
estabilidad que el modelo anterior. Durante la primavera de 2019 se contabilizaron 42
pollos de 11 polladas”.
Este proyecto, que cumple con uno de los ODS de Naciones Unidas, en concreto el
número 17 que habla de las alianzas para conseguir objetivos, es un caso de éxito ya que
se ha conseguido un crecimiento exponencial de la población nidificante de malvasía.

La UPCT, protagonista

El profesor de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) y Director de la Cátedra
de Hidrogea, Juan García Bermejo, ha participado hoy en una mesa redonda en la que
habló de los “Principales retos de las cuencas deficitarias frente al cambio climático”.
Según Juan García, desde la UPCT se está llevando a cabo una línea de recuperación de
agua de lluvia para recargar acuíferos, como ya se está haciendo en California. Incluso
se está elaborando un estudio para instalar aljibes que recojan el agua de lluvia en los
tejados de edificios, arrojando los datos muy positivos en términos de recuperación de
agua.
El profesor de hidráulica subrayó que “gracias a la monitorización de la red
abastecimiento sabemos que en los años 90 perdíamos el 50% del agua, y que ahora
solo perdemos un 5%. Pero esta monitorización no existe en las viviendas y sería muy
positivo llevarla al ciudadano”.


Junto a Juan García han participado en la mesa redonda Rubén Ruiz, Director de
Operaciones Suez España, y Sebastián Delgado Amaro, Director General del Agua de la
Consejería de Agricultura y Agua de la Región de Murcia.
Sebastián Amaro informó que “estamos integrando las energías renovables con campos
solares para la elevación de agua” y que “en septiembre vamos a sacar una línea de
subvenciones para eficiencia energética en el regadío”.
Destacó la importancia de conocer la huella de carbono de los productos que están en
la mesa y que nuestra agricultura emite cada vez menos emisiones de CO2 a la
atmósfera. Delgado adelantó que está en marcha un segundo plan de depuración y
saneamiento.