Frutería En Punto se resiste al coronavirus

0

Antonio González García lleva al frente de la pequeña frutería “En Punto” ocho años y durante el estado de alarma ha visto aumentada tu tarea al ser un establecimiento de primera necesidad en Cartagena.

 

Aficionado al ciclismo, este año se ha quedado sin poder realizar algún que otro evento deportivo junto a su “Pelotón Chiflado” debido a la situación pandémica global en la que nos encontramos.

 

Sin duda está siendo una etapa dura, ya que sobre todo los primeros días las personas no entendían la necesidad de respetar unas mínimas normas de seguridad sanitaria en cuestiones sobre el uso de guantes o de distanciamiento.

 

“Hemos aumentado el servicio de venta a domicilio, lo que ha permitido sobre todo a personas mayores evitar salir a la calle para comprar comida” afirma Antonio mientras se recoloca la mascarilla que no se quita durante las casi 16 horas de trabajo.

 

El sector alimentario ha sido uno de los menos afectados durante esta crisis sanitaria, ya que no han tenido la obligación de cerrar sus puertas durante estos mas de cincuenta días, aunque si bien en algún que otro momento han visto limitados en la reposición de determinados productos.

 

Según comenta Antonio, no hemos tenido la mismo suerte que el establecimiento vecino “Tapería  Cafetería Thiago”, que ha tenido que cerrar durante estos días y que debido a su inactividad decidió ceder sus cámaras frigoríficas para guardar género de la frutería.

 

En Frutería En Punto han tenido diversas anécdotas que afortunadamente han terminado sin ningún tipo de incidentes, sobre todo por aquellas personas que intentaban hacer caso omiso sobre el aforo máximo permitido, el uso de guantes o la distancia recomendada a la hora de realizar la compra.

 

Antonio junto su empleado Ángel Barceló han intentado ofrecer un servicio de calidad a los clientes, por ello han tirado de ingenio durante estos días y han aumentado su presencia en Redes Sociales realizando concursos y dando recomendaciones durante estos días de confinamiento.

 

Aunque empecemos con la Fase I de la desescalada, Antonio nos comenta que no debemos de bajar la guardia ya que esto no supone que podemos hacer las cosas con total libertad y sin control, sino todo lo contrario ya que tenemos que aprovechar este balón de oxígeno que hemos recibido como premio por hacer las cosas bien durante todo este tiempo.

 

Es vital que sigamos con una cultura sanitaria para combatir así este virus que está llevando bastantes quebraderos de cabeza desde el punto de vista social, económico y laboral.

 

Es momento de arrimar el hombro, por ello Antonio está realizando diversas campañas solidarias, en colaboración con varios clientes del establecimiento, para donar productos de limpieza básicos, como el caso de Las Hermanitas de los Pobres”, que están notando sin duda el azote de esta crisis sanitaria.