SATSE: “Están llevando a las enfermeras y enfermeros a una situación límite, con más carga laboral y sin suficientes plantillas”

0

El Sindicato de Enfermería SATSE en la Región de Murcia ha denunciado que las distintas administraciones están llevando a una situación “límite” a las enfermeras y enfermeros, con nuevas responsabilidades, como la vacunación del Covid-19 a los menores, mientras reducen, o en el mejor de los casos mantienen, unas plantilles absolutamente insuficientes, obligando, en algunos casos, a que tengan que doblar turnos y no puedan disfrutar de permisos ni días de descanso tras dos años de lucha contra la pandemia.

SATSE subraya que la nueva campaña de inmunización de niños y niñas entre 5 y 11 años se suma al resto de actuaciones asistenciales y de cuidados que desarrollan las enfermeras y enfermeros desde el inicio de la pandemia, como la administración de las distintas vacunas, la detección y seguimiento de casos Covid-19 y la atención a la población afectada, además de seguir cuidando al conjunto de la ciudadanía con otras enfermedades y problemas de salud.

“Cada vez es mayor la sobrecarga y tensión laboral para las enfermeras y enfermeros en un contexto de absoluto cansancio y extenuación tras cerca de dos años de lucha contra la pandemia, mientras las administraciones les exigen más y más, aprovechándose de su profesionalidad e inquebrantable voluntad de atender y cuidar lo mejor posible a pacientes y ciudadanos”, apuntan desde la organización sindical.

En el caso de la vacunación a los niños y niñas, el Sindicato recuerda que, al igual que con los jóvenes y adultos, las enfermeras y enfermeros no se limitan únicamente a administrar la vacuna, sino que realizan también la planificación, recepción y seguimiento de las dosis correspondientes, además de vigilar cualquier efecto o reacción adversa que pudiera tener la persona y atenderla con agilidad y solvencia si resultase necesario.

SATSE incide en que, lejos de reforzar las plantillas de enfermeras y enfermeros, en algunas autonomías se ha ido despidiendo, incluso, a los profesionales contratados meses atrás como refuerzo en la lucha contra el coronavirus. Algo especialmente rechazable en una situación como la actual en la que están aumentando de manera progresiva los casos de contagios en todo el Estado, con una previsión, además, de que este incremento vaya a más por la celebración de las fiestas navideñas.

Esta falta de suficientes enfermeras y enfermeros en los centros sanitarios y sociosanitarios lleva a que los compañeros y compañeros que siguen trabajando se vean obligados a doblar turnos y a no poder disfrutar de permisos o días de merecido descanso durante las fiestas de navidad, dificultando, una vez más, la conciliación de su vida laboral y personal.

El Sindicato de Enfermería considera que se trata de un nuevo fracaso de los distintos responsables sanitarios y algunos políticos que saben que nuestro país lleva muchos años sufriendo un déficit estructural y crónico de enfermeras y enfermeros, que le sitúa, año tras año, a la cola de Europa, y no hacen absolutamente nada para solucionarlo en un claro ejercicio de irresponsabilidad y negligencia política.

“En lugar de mejorar las condiciones laborales de las enfermeras y enfermeros para que no se vayan a trabajar a otros países o aumentar las plazas universitarias para que se gradúen más profesionales, se dedican a no renovar los contratos de refuerzo y echar gente a la calle y a poner ‘parches’, como quitar días de descanso y permisos, que perjudican al profesional y la atención del paciente”, asevera.

“Llama poderosamente la atención que este desahogo esquivo y frivolidad manifiesta de la administración sanitaria e instituciones con las enfermeras y enfermeros no se observa en otras áreas de la administración pública. Por el contrario, a través de componendas políticas y otros equilibrios, todo se facilita para avanzar y mejorar, lo cual evidentemente llevará a SATSE a profundizar progresivamente en el desarrollo de su trabajo representativo y de acción sindical de manera diferente y mucho más allá de las mesas de diálogo y negociación”, concluye.