El futuro Plan de Conservación de la Tortuga Mora facilitará la protección y evolución de las poblaciones de la especie en la Región

0
FOTO/ El consejero de Medio Ambiente, Universidades, Investigación y Mar Menor, Juan María Vázquez, durante la inauguración de la jornada informativa del Plan de Conservación de la Tortuga Mora.
 La jornada informativa ‘Territorio Tortuga’, celebrada hoy en la sede de la Consejería de Medio Ambiente, Universidades, Investigación y Mar Menor, ahondó en el proceso que se lleva a cabo para la elaboración del Plan de Conservación de la Tortuga Mora. La Consejería crea, de esta manera, un nuevo espacio público de participación ciudadana para la elaboración de los planes de conservación de especies y espacios protegidos.
El consejero, Juan María Vázquez, destacó en su apertura la “importancia” que el documento va a tener en la “conservación, protección y evolución positiva de las poblaciones de ‘Testudo graeca’ en la Región”. Además, destacó que, desde su reciente exposición pública en el Portal de la Transparencia, “ya hay numerosas aportaciones y sugerencias para la mejora y adaptación de la especie, que esperamos se incrementen hasta que finalice el plazo, el próximo día 23 de julio”.
La jornada contó con varias ponencias a cargo de técnicos de la Dirección General de Patrimonio Natural y Acción Climática, que también analizaron las actuaciones previstas en el Parque Regional de Calnegre y Cabo Cope o las que los ciudadanos pueden realizar para facilitar la conservación de la especie en estos espacios naturales.
La puesta en marcha del Plan da cumplimiento a la Ley de Protección de la Fauna Silvestre de la Región, que establece que las especies catalogadas como ‘vulnerables’ deberán contar con un plan de conservación y, en su caso, la protección de su hábitat, facilitando la protección de estos ejemplares y fomentando una evolución positiva de sus poblaciones.
Una vez que se cierre el periodo de aportaciones para ser incluidas en el documento del Plan, éste pasará a ser un proyecto de decreto, que contará con una exposición de motivos y la memoria de análisis de impacto normativo. A partir de ese momento, volverán a abrirse trámites de participación con información pública, audiencia a los interesados y consulta institucional, a través del Boletín Oficial de la Región de Murcia, del Portal de la Transparencia y dela web de la Comunidad Autónoma.
Tras este paso, se requerirán informes al Consejo Asesor Regional de Medio Ambiente, Consejo Asesor Regional de Caza y Pesca fluvial (en el caso de declaración de Áreas de Protección de Fauna Silvestre) y a las correspondientes juntas rectoras cuando afecte a Espacios Naturales Protegidos.
La fase final previa a su aprobación comprende el informe jurídico de la Vicesecretaría y los dictámenes del Consejo Económico y Social y de los Servicios Jurídicos de la Comunidad, para que pueda ser tomado en consideración y aprobado por el Consejo de Gobierno.
De los 621 reptiles atendidos el pasado año en el Centro, lo que supone un aumento con respecto al año anterior del 58 por ciento, 520 ejemplares fueron tortugas moras, siendo la segunda especie que más atención ha requerido tras el vencejo común.
Solo tres poblaciones en Europa, todas en España
La tortuga mora cuenta en Europa únicamente con tres poblaciones: una en Doñana (Huelva), otra en las Islas Baleares y una tercera -la de mayor tamaño- compartida entre las provincias de Murcia y Almería, por lo que la Región tiene una gran responsabilidad en la conservación de la especie. En el sureste se presenta un patrón estacional con dos periodos de inactividad donde las tortugas se entierran (verano e invierno) y no son visibles. Estos periodos se alternan con otros tantos de actividad, más acusada en primavera, durante su periodo reproductor.
La probabilidad máxima de presencia de la especie se da en zonas con una precipitación media anual en torno a los 260 metros cúbicos y en las que no se den periodos demasiado largos de temperaturas mínimas extremas y, a su vez, deben ser zonas de matorral. Es una especie muy longeva, caracterizada por una alta supervivencia como adulta y baja en estado juvenil. Por ello, la estabilidad demográfica de sus poblaciones es muy sensible a la mortalidad de los adultos.
Entre los factores que constituyen una amenaza para la ‘Testudo graeca’ destaca la pérdida y fragmentación del hábitat, la población cautiva y sus enfermedades, así como los problemas cuando se liberan al medio natural propagando estas enfermedades, las muertes accidentales por atropello o incendios y el aislamiento de poblaciones.
Por otro lado, la jornada también tuvo como protagonista a la segunda especie más relevante de la Región, la tortuga boba (Caretta caretta), con una ponencia sobre la evolución de los eventos de anidación en el litoral mediterráneo de la especie, de la que recientemente se liberaron 30 ejemplares en Isla Plana (Cartagena) tras su tratamiento en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre El Valle.