Diego de Haro: “Yo he visto cosas ” que vosotros no creeríais

0

“Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser”.

Este fue parte del monólogo con el que Roy Batty se despedía de este mundo tras salvar al cazador de replicantes, Rick Deckard.

También he de decirles que yo también he visto cosas que ustedes no creerían…

He visto doctores fumando en la consulta mientras firmaban las recetas.

He visto pancartas de “viva España” en Barcelona, sin disimulo y con todo el respeto que merece nuestra bandera.

Yo he visto madres de veinte y pocos cuidando de sus hijos y esperando cariñosas en la puerta de la casa al marido.

He visto colegios donde un profesor fulminaba con la mirada, donde los estudiantes pasaban de curso por su esfuerzo y sus resultados.

He visto gente trabajando toda la vida en la misma empresa, tranquilos por la seguridad de su futuro.

He visto coches a 120 por carreteras llenas de baches, sin cinturón de seguridad ni aire acondicionado, adelantando camiones.

Yo he visto a nuestros jóvenes marcharse a la mili, y volver con los valores que necesitaban para enfrentarse a la vida y que hoy serian mal vistos por la mayoría, incluso volvían más altos.

He visto niños jugando en la calle sin miedo, ni adultos vigilando, con los vecinos cerca.

He visto pagar los pisos en pocos años y con las hipotecas al 15%

He visto a algunos cambiar de acera cuando veían a unos señores vestidos de verde por el respeto que imponían a los indeseables, que también de eso había.

He visto casas sin alarma, ni rejas y la puerta abierta por la noche, por la confianza y la seguridad que te daban los vecinos.

Yo he visto jóvenes cuidando de sus abuelos desinteresadamente, solo por el placer de aprender de sus historias.

He visto como se podía trabajar en cualquier parte de España con un solo idioma, sin privilegios ni discriminación.

He visto enrollar con un boli Bic casetes de Manolo Escobar, en las que cantaba a España orgulloso.

He visto a los jóvenes salir de la iglesia con alegría, por la fe en Dios y en su futuro.

Yo he visto mujeres que al pasear y ser piropeadas, con gracia, sonreían.

“Todos esos momentos se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir.”

Algunos dirán que es la evolución y otros que es la involución, pero convendrán conmigo en que eso no me corresponde a mí juzgarlo. Este artículo solo pretende ser un punto para el diálogo y la reflexión. De como tratar esta nueva dirección de la vida y si acertamos o no con los cambios.

La Agenda 2030 que nadie ha votado y que todos asumimos como inevitable, con esa impronta más propia de los clásicos sistemas comunistas. Que pronto marcará la vida de las nuevas generaciones nos advierte que no tendremos nada y seremos felices. Y solo conocemos de ella una relación de buenas intenciones y un pin de colorines. Mientras, se nos pide fe ciega en las decisiones de unos pocos…

Desgraciadamente y con los años, me pesan más las dudas que las certezas.

 

 

Diego de Haro