Detenidos los responsables de tripular dos taxi boats cuando trataban de introducían a ciudadanos desde las costas de Argelia

0

Agentes de la Policía Nacional han interceptado a otros dos taxi boats que pretendían entrar de manera irregular en España por las costas de la Región de Murcia. Se trataban de dos embarcaciones rápidas con 25 tripulantes nacionales de Mali, Guinea, Camerún, Siria y Argelia. Barcos tipo patera que habían salido desde las costas de Argelia llevando a cabo peligrosas travesías de hasta 16 horas por alta mar y sin ningún tipo de medida de seguridad.

 

La Policía Nacional da siempre prioridad a la labor asistencial de los navegantes

La primera actuación de los agentes tras divisar la embarcación es asistencial. Los integrantes de la patera son asistidos en las instalaciones del muelle de Escombreras antes de que la Brigada de Extranjería y Fronteras inicie el procedimiento por su entrada de manera irregular en el país.

La UCRIF localiza y detiene a los responsables de tripular las embarcaciones

A pesar de las instrucciones que reciben los inmigrantes durante el trayecto para ocultar la identidad de los responsables de tripular las embarcaciones los agentes especializados en la lucha contra el favorecimiento de la inmigración irregular identificaron a los presuntos patrones de las embarcaciones.

Estos individuos son parte de las diferentes organizaciones criminales, más o menos estructuradas, que operan en el Norte de África, y que se aprovechan de las expectativas de mejora de los precarios niveles de vida de los inmigrantes a quienes les solicitan cantidades que oscilan alrededor de los 3.000 euros por travesías hasta España sin ningún tipo de medida de seguridad.

Las dos embarcaciones interceptadas no contaban con salvavidas, ni botiquín, ni flotadores. Los detenidos dieron prioridad a la cantidad de inmigrantes con los que llenar el barco para cruzar clandestinamente la frontera antes que a la seguridad. Tal era el hacinamiento, que durante una de las travesías los tripulantes tuvieron que estar achicando agua con botellas de plástico para evitar el naufragio.

Se trataron de dos travesías por alta mar en donde parte de la carga eran bidones de gasolina que utilizaban para repostar la embarcación sin ni siquiera apagar el motor.

Los agentes de la Unidad Contras la Redes de Inmigración y Falsedad Documental de la Jefatura Superior de Murcia dieron con los miembros de la organización encargados de tripular la embarcación, procediendo a su detención como presunto autores de un delito contra el derecho de los ciudadanos extranjeros a interviniendo en su poder 1.870 euros y varios GPS con sus respectivas baterías.

Los detenidos, cinco hombres de nacionalidad argelina y con edades comprendidas entre los 22 y 46 años de edad fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de guardia quien ordenó la medida de prisión preventiva.