Denuncia de la Asociación de Vecinos de Villas Caravaning La Manga ante la Opinión Pública

0

El Camping Villas Caravaning de unas 2.200 parcelas, se inicia por Apargandi alquilando y
vendiendo plazas de acampada. Se constituye como una Comunidad, pero que al inscribir las parcelas se otorga la administración a Apargandi con el premio del 10% del presupuesto anual, y siendo ellos los que administran.

Entonces solo se podían instalar tiendas de campaña y roulotte, remolques, y similares. Como construcción solo cocinas desmontables. Existían muchos espacios libres, campo de futbol, de futbol sala, minigolf, 2 campos de baloncesto, voleibol, petanca, tenis de mesa, de actividades infantiles, supermercado fuera del Camping, lavandería, botiquín, guardería, peluquería, kioscos de revistas y chucherías, cruasantería, etc. y hasta un mercadillo fuera del camping junto a la playa. Los aparcamientos no eran un problema porque teníamos que meter el coche en la parcela.

Después se vende a Costa Cálida el Camping, ya se habían permitido algunas construcciones anormales, y se empiezan a suprimir todas las actividades que daban vidilla al Camping, kioscos, cruasanterías, mercadillo, incluso se construye el Supermercado dentro de los aparcamientos, que ya había problemas de aparcar. Se descuida el perseguir a los que construyen, se “abre la mano” y tanto la nueva Administradora, como el Ayuntamiento se desentienden. Incluso, el IBI que se pagaba como zona urbanizable, para a ser zona rustica, en los tiempos de Pilar Barreiro y Ángel Martínez Vera, (Administrador Único de CCSA), pasando de pagar unas 4.000 pesetas por parcela/año a 1.000 pesetas, un ahorro espectacular sobre todo para el Administrador, pero se disminuye, brutalmente el valor catastral, perdemos el 70% de valor en catastro.

La transparencia en la gestión de la Comunidad nunca ha sido el fuerte de este Camping, que llevamos una lucha permanente la Asociación de Vecinos que creamos en 2002, y logramos dialogo en varias ocasiones. Mientras tanto, las construcciones fueron avanzando, la venta de parcelas continuó, y llega por fin la venta de la mayor parte de acciones a Capfun.

Y aquí se abre la etapa más negra de nuestra historia. Esta empresa ya venía de cerrar un camping en el Escorial, de mala forma y su dialogo con la Asociación de Vecinos y los propietarios individuales fue nulo. La primera entrevista se realiza con una traductora, María del Mar, formaba parte de la Administradora, porque Nicolás de Caqfun no hablaba español (vamos de risa o de ofensa), ya no hubo mas entrevistas. David Martínez es la persona que designó Capfun para que representara a CCSL como presidente de la Comunidad.

Continuaba la dejadez en control de entradas, de construcciones, de tomas de corriente, de
aparcar en cualquier sitio, la empresa de Seguridad es otra más a su servicio de dejadez, incapaz de hacer ni un informe de cualquiera de los 3 incendios, y que se utiliza para controlar los bungalós alquilados principalmente. Es un servicio de los más caros, por el poco cuidado hacia los usuarios, que solo conseguimos cambiar un año, volviendo al año siguiente a Horus, empresa de un señor que ni suele aparecer y además es funcionario.
En este panorama, hay una Resolución del Ayto. Denunciando muchas anomalías, que
imposibilitan la seguridad en el Camping. En los últimos años, la Administradora a denunciado a la Policía Local todos los inicios de obras ilegales, no haciendo caso el Ayto. de las mismas.

Pero en la Resolución se habla de todo, de falta de seguridad en incendios, de falta de control de amperaje, de construcciones ilegales, etc. etc. terminando con la
amenaza del cierre del Camping.

Nuestros vecinos, en número superior a 200 hace años nos dirigimos al Fiscal de Medio
ambiente José Luis Díaz Manzanera para que interviniera en la situación de contaminación del Mar Menor, entre otros colectivos, y se iniciaron varios expedientes aun sin resolver.
Nuestra relación con el Ayuntamiento ha sido buena, de colaboración mutua, desde el año 2003 nos han ayudado en las fiestas populares, interviniendo como pregoneros en las mismas varios concejales, hasta este año, que además de anunciar a bombo y platillo el “cierre del Camping” como si de un festín se tratara, antes de resolver el conflicto, han decidido de no colaborar en las fiestas populares, además del castigo que supone la situación del Mar Menor, y que la mayoría de ciudadanos que estamos aquí somos gente de condición humilde, nos encontramos con este agravante.

Es el Ayuntamiento el que debe defender a los ciudadanos y orientarles en la solución de sus problemas, en este caso la mayoría somos de Cartagena, aunque hay de Murcia, otras ciudades, y extranjeros, que para eso participamos votando y pagando impuestos como el resto de ciudadanos.

Lanzamos este grito de solidaridad, porque además de privarnos de una vacaciones merecidas, hay más de 300 familias que solo tienen una vivienda en el Camping, ya que vendieron sus propiedades para venirse a terminar su vida en este entorno. Nos personamos en los procesos iniciados, por el ayuntamiento, sin que hasta el momento hayamos recibido respuesta o citación para el dialogo. No vale que la dejadez de muchos años, por ambas partes, se quiera solucionar expulsando a las personas de su vivienda o parcela de acampada.

Esperamos que la Sra. Alcaldesa, y los Concejales el Ayuntamiento, tomen nota y pongan manos a la obra para buscar una solución rápida y segura, que parece la Administradora no está haciendo con eficacia hasta ahora.

 

AV, Villas caravananig La Manga