‘DEJA QUE TE CUENTE: La Basílica de la Caridad’, un nuevo artículo de Rocío de la Puente, como cada viernes

0

 

Y por fin llegó el gran día, 8 de octubre del año 2011. 

Son las 8:30 a.m, me despierto y toda la casa en silencio y me pregunto ¿cómo será posible, si quedan solo 4 horas para el enlace? Sí, has leído bien, la boda de mi hermana mayor, la primogénita. 

Me levanto con el corazón acelerado y empiezo a despertar a toda la familia. ¡Se habían quedado dormidos! ¿A quién se le pegan las sábanas el día de su boda? 

Desayuno, peluquería, maquillaje, como hacer el nudo de una corbata… detalles propios de un día tan especial, cosas a las que no prestamos del todo atención ya que nos centramos en el objetivo del día, el momento del sacramento. Pues bien, hay más detalles que puede que tengamos todos prácticamente delante un día tan significativo y que pasemos por alto. Se trata de algo en lo que me quiero centrar esta semana, algo que en este caso es difícil pasar por alto debido a su gran hermosura, pero que igualmente nadie profundiza como quiero hacer aquí contigo; la Iglesia, concretamente, la Iglesia de la Caridad.

Se encuentra en tu Calle “Caridad” y de ahí su nombre, pero hay quienes la llaman la Iglesia del Hospital y te cuento porqué; Nos remontamos al año 1693 cuando se construye en tu calle San Roque el Hospital de la Caridad. Fue el soldado de galeras Francisco García Roldán quien constituyó la congregación dedicada a los enfermos con el nombre “Cofradía de San Roque y nuestra señora de la Victoria”. En 1709 este hospital fue trasladado a la calle Caridad siendo fundada En 1718 la “Congregación de la Caridad y protección de la Virgen de la Caridad”. La imagen Napolitana de la Virgen fue encargada y traída en 1723 situándose en una capilla anexa al Hospital donde tu Pueblo mostraba culto y gran fervor. Se acordó construir una iglesia cerca del hospital, pero fue tal la adoración a la virgen, que quedó como insuficiente por lo que un siglo más tarde sería el ingeniero Tomás Tallarie quien diseñó tu nuevo gran templo construido concretamente entre 1890 y 1893; La Basílica de la Caridad. El 18 de abril de 1992, con motivo del tricentenario del Hospital de la Caridad y el primer centenario de la actual iglesia, salió de nuevo la virgen a la calle siendo nombrada alcaldesa perpetua y patrona de Cartagena. 

Hablemos de la Arquitectura de este Templo que ahora se encuentra en rehabilitación y por el que estoy impaciente para ver al culminar;

La planta es centralizada con una cúpula de media naranja sobre tambor (el tambor se sitúa en la base de una cúpula para su unión con la parte contigua inferior) que me recuerda a las de Miguel Ángel. Tiene estructura metálica recubierta y cuya linterna (tubo sobre la cúpula principal) está rematada con una cúpula bulbosa característica de la arquitectura centroeuropea, pero muy en común con edificios eclécticos. El motivo más conectado con la arquitectura contemporánea son las grandes palmetas (motivo decorativo en forma de hoja de palmera) colocadas en los arranques de los nervios de la cúpula. La fachada es de piedra y mampostería, se resume al motivo Serliano (puerta que consta de 3 aperturas y dos crujías rematadas por un dintel sobre el que se apoya un arco central). Las columnas y pilastras son corintias y destacan por su tamaño monumental en proporción a su entorno. El interior de la iglesia es circular y con apilastrado corintio de grandísimas proporciones que forman varias arcadas; La mayor, más amplia y situada en el eje de la puerta de entrada. Hay espacios reducidos tras estos arcos interiores en los que se sitúan pequeñas capillas o altares. Los arcos laterales se dividen en dos cuerpos que forman un pasillo superior dividido en varios tramos y en uno de ellos es donde se coloca el órgano. Debido a las molduras y elementos que coronan este edificio tan pronunciados se pudo crear un balcón corrido circular entorno al tambor. Los ángeles que se observan en los escudos fueron obra del escultor Requena y las pinturas de los altares son de Wsel de Guimbarda. Todos estos, son elementos que hablan por sí mismos cuando los observas y los que hacen de un día tan especial como un enlace en matrimonio, un día único. Admito que me encantaría poder profundizar y hablar de sensaciones al estar en el interior de tu gran templo, pero hay cosas que se explican sin palabras. Recomiendo entrar y disfrutar del que el año 2017 fue declarado bien de interés cultural con categoría de monumento.

Gracias por tener arquitectura tan maravillosa y de nuevo, me siento orgullosa.

 

Rocío de la Puente Pérez

 

Artículo en exclusiva para Cartagena Diario.

Todos los derechos reservados.