Cuaresma, un tiempo de transformación

0

 

 

“La Cuaresma es una oportunidad para ponernos delante de Dios, con transparencia, para vivir lo que somos con el corazón en la mano, donando nuestra vida a los demás”. Con estas palabras comenzaba el obispo de Cartagena, Mons. José Manuel Lorca Planes, la homilía de la misa de las 7:00 horas en la Catedral, en la celebración del Miércoles de Ceniza. Previamente, a las 6:30 horas, tenía lugar el rezo del Vía Crucis por las calles aledañas al templo catedralicio. Al finalizar, comenzaba la celebración de la Eucaristía presidida por el obispo de Cartagena, acompañado por su obispo auxiliar.

 

Mons. Lorca señalaba que la ceniza recuerda en este día la fragilidad de la condición humana e invitaba a los presentes a vivir este tiempo de preparación a la Pascua de una “forma nueva, sin rutina”. Hacía alusión también al mensaje del papa Francisco para esta Cuaresma en la que se pide la conversión: “estamos llamados a vivir en la verdad, no en las apariencias, por eso debemos dejarnos transformar por el Señor, él nos ayudará a renovar nuestro Bautismo”. El obispo ha animado a los fieles a vivir este tiempo con alegría; correspondiendo a la fidelidad de Dios; a través de la oración, el ayuno y la penitencia. “La iglesia nos pide hacer un alto en el camino para analizar nuestra vida, un tiempo de revisión para enfrentarnos a la verdad de lo que soy, para transformarnos y ser personas con dulzura de carácter”.

 

El rezo del Vía Crucis se repetirá todos los viernes de Cuaresma, iniciándose a las 6:30 horas en la plaza del Cardenal Belluga.