Francisco Martínez, concejal de Cartagena Sí Se Puede (CTSSP), afirma en un comunicado que “es manifiestamente mejorable el anteproyecto de ordenanza para regular el servicio del taxi en Cartagena publicado recientemente por el gobierno municipal del PSOE”.

Para el edil de Podemos, “esta ordenanza que debería haberse aprobado antes del 22 de diciembre de 2015, llega con casi tres años de retraso, copia esencialmente la ley 10/2014 que regula el sector en la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia Y añade casi todo lo dispuesto en la ordenanza anterior sin apenas desarrollar las competencias del ayuntamiento que le permite el nuevo marco legal”.

Martínez crítica la ley regional del PP, que “lejos de solucionar los problemas del sector los agrava.
La ley regional propicia la transmisión de las licencias públicas. La compra-venta de licencias es la especulación de un bien público, “la burbuja del taxi”, el precio de venta crece hasta un punto en el que no resulta rentable su compra y el último adquisidor se endeuda adicionalmente: “un engaño de taxista a taxista”. También la ley propicia que una persona pueda poseer varias licencias, generando varias clases y divisiones entre autónomos/as y trabajadores/as del sector.

Para CTSSP resulta esencial que el servicio público del taxi, cumpla entre otros, al menos los requisitos siguientes:

-Adaptación a las necesidades cambiantes de los usuarios. Medidas como por ejemplo garantizar el transporte gratuito a los perros lazarillos u otros perros que asisten a personas con movilidad reducida o que el cliente pueda escoger el taxi que desee, como medida excepcional y siempre que las circunstancias lo permitan: que lleve o no aire acondicionado, el estado de conservación y limpieza y el sistema de pago.

-Que el vehículo y el taxista se adapten al uso de las nuevas tecnologías.

-Medidas de seguridad adecuadas para el vehículo y el taxista.

-Medidas para favorecer la compra de taxis poco contaminantes como es el caso de vehículos eléctricos. Instalación de cargadores en las paradas de taxis.

-Planes de mejora de movilidad de los taxis. Infraestructuras que favorezcan su circulación.

-El Ayuntamiento debe fijar el número de licencias necesarias para atender el municipio que en la actualidad es de 253 (entre ellas el número de vehículos adaptados), esta decisión es una de las claves para que los cartageneros y cartageneras tengan un buen servicio y los taxistas unas retribuciones dignas.

-Las licencias deben contribuir esencialmente al reparto del trabajo y a la dedicación exclusiva. Debiendo tener prioridad en la adquisición de las nuevas licencias además de los familiares directos los trabajadores del taxi.

-El Ayuntamiento debe asegurar que las personas que conducen el taxi son las que tienen el derecho a ello mediante el otorgamiento y la actualización del carnet de taxista. Una copia del mismo se debe situar en un lugar visible del vehículo.

-El Ayuntamiento debe velar porque los/as trabajadores/as tengan unas condiciones adecuadas de trabajo, máxime cuando el salario mínimo actual según el convenio nacional es sólo de 12.635 euros al año.

-El horario semanal y el descanso debe ser similar al del resto de trabajadores y trabajadoras, salvo excepciones debidamente reguladas.

-La formación inicial y continuada de los taxistas debe correr cargo del ayuntamiento.

CTSSP considera que es necesaria al menos una reunión previa de todos los grupos políticos, a la vista del anteproyecto, de las alegaciones de las asociaciones y sindicatos del taxi y de las propuestas que realicen los grupos políticos, para que el gobierno pueda formular una propuesta al pleno municipal que goce del mayor consenso posible.