CTSSP quiere que no haya ningún niño de Cartagena sin libros de texto ni material escolar al inicio del curso”.

0

“Nuestro grupo municipal pretende que se garantice desde el primer momento que ningún estudiante va a comenzar el curso sin los libros de texto o el material escolar necesario y considera como plazo razonable para su resolución todo el mes de septiembre” ha declarado Francisco Martínez, concejal de CTSSP.

CTSSP denuncia que curso tras curso las políticas de becas y ayudas al estudio además de ser manifiestamente insuficientes persiguen beneficiar sólo a las empresas editoriales, el aprovechamiento adecuado por norma de los libros de texto  y de los materiales escolares en buen estado permitiría atender a muchísimos más alumnos con las mismas partidas presupuestarias. Sin embargo, este criterio eficiente se deja en manos de centros, APAs y ayuntamientos con la colaboración “voluntaria” de quien los quiera donar.

La OCU estima que el gasto medio por estudiante, entre 3 y 17 años, para el próximo curso se sitúa en 1212 euros y oscila entre los 841 que cuesta si se escolariza en un centro público, 1856 en un centros concertado hasta 4086 en un centro privado. El gasto medio en libros de texto y material escolar es de 284 euros.

La deducción como máximo de 100 euros por hijo en el IRPF de la Comunidad Autónoma, para familias humildes es escasa, llega tarde y sólo a unos pocos porque se minora ostensiblemente si recibe otro tipo de ayudas. Los avances en comparación con otros años en los plazos de entrega de las ayudas quedan minimizados porque los requisitos económicos, es decir los umbrales máximos de renta para que se concedan las becas siguen siendo muy bajos, además por ejemplo en enseñanzas obligatorias se conceden por alumno 110 y 150 euros para Educación Primaria y E.S.O., respectivamente, destinando la Consejería de Educación, Juventud y Deportes 3.119.493,93 euros para toda la Región, de los cuales el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte aporta 707.493,93; reconociendo la propia convocatoria que tal importe pudiera no ser suficiente para otorgar el bono libro a todos los estudiantes que cumplan los requisitos, motivo por el cual establece un sistema de prioridades, reafirmando el PP, un curso más, su política de exclusión social: “la voluntad manifiesta de desatender total o parcialmente a los hijos e hijas de muchas familias que carecen de los recursos suficientes”. Cuando un estudiante se encuentra en un contexto social y familiar desfavorable y además inicia el curso sin los recursos adecuados, o estos son manifiestamente escasos, se produce tal situación de desventaja y desarraigo que en la mayoría de los casos conduce al fracaso escolar, al abandono temprano y a la exclusión social, el paso del tiempo lejos de solucionar el problema normalmente lo agrava. En resumen las políticas de becas y ayudas al estudio del PP son escasas y además no llegan a muchos  estudiantes que las necesitan: “sus criterios de igualdad son injustos y los de equidad precarios”.

Es obligación del Ayuntamiento de Cartagena, además de denunciar las políticas de becas y ayudas del estudio manifiestamente insuficientes del PP, proveer de ayudas adicionales para que ningún cartagenero o cartagenera quede en situación de desventaja. En este sentido,CTSSP a la vista de la convocatoria municipal de ayudas, destinadas a los alumnos a través de los centros sostenidos con fondos públicos del municipio,considera que el aumento para próximo curso con respecto al curso pasado, de 35000 a 50000 euros, es un indicador de que la cantidad concedida en 2016 fue manifiestamente insuficiente”, además el curso 16/17 el gobierno de PSOE y MC, aprobó la resolución definitiva de ayudas el 18 de noviembre, el dinero llegó a los centros mucho más tarde y este año no parece que se vaya a resolver antes.

“Para nuestro grupo resulta inadmisible que estas ayudas sólo se destinen a menores, cuando hay estudiantes mayores de edad matriculados en las enseñanzas no universitarias que ni ellos ni sus padres pueden pagar los libros de texto y el material escolar. La convocatoria debería garantizar que quedaran depositados en el centro los libros y el material didáctico en buen estado que los estudiantes no vayan a usar los cursos siguientes. Además, la convocatoria, en régimen de concurrencia competitiva, contiene algunos indicadores imprecisos que dificultan la adjudicación de la partida presupuestaria con las garantías debidas”, apunta  Paco Martínez

Por todo ello, CTSSP va a presentar una moción en el próximo pleno para garantizar que el mayor número de estudiantes menores disponen de todos los libros de texto y material escolar en el mes de septiembre, así como de las medidas a adoptar para que el próximo curso prácticamente la totalidad de alumnos y alumnas de enseñanzas no universitarias dispongan al inicio del curso de dichos recursos.