El Consorcio de Extinción de Incendios y Salvamento recomienda no utilizar braseros de leña o carbón

0

Foto: Un bombero del Consorcio de Extinción de Incendios y Salvamento muestra un medidor de CO2.

El CEIS hace hincapié en aumentar en estas fechas las medidas de seguridad en los sistemas de calefacción como las estufas de butano, chimeneas o el uso de barbacoas

El Consorcio de Extinción de Incendios y Salvamento de la Región de Murcia (CEIS), dependiente de la Consejería de Transparencia, Participación y Administración Pública, recomienda extremar las medidas de seguridad en los sistemas de calefacción para la posible prevención de incendios. Entre ellas, sugiere que no se utilicen braseros de leña o carbón ya que suelen ser una de las causas más alta de incendios en hogares.

El gerente del CEIS, Francisco Javier Gil, explicó que los braseros tienen una alta liberación de dióxido de carbono (CO2) y “su inhalación produce en primer lugar somnolencia, que conlleva pérdida de conocimiento, y posteriormente la muerte por toxicidad”.

Es aconsejable no utilizar tampoco las barbacoas de leña y carbón, así como sus brasas, como fuente de calefacción interior. “Esta no es una opción segura bajo ninguna circunstancia”, recalcó Gil. “Las barbacoas siempre han de usarse en el exterior, bajo supervisión de adultos, con mucha precaución de no tener cerca materiales inflamables o tóxicos y controlando el viento para evitar incendios”, añadió.

Respecto a las estufas de butano, se deben revisar de forma periódica sobre todo los tubos y la válvula de conexión, para verificar su buen estado y poder descubrir posibles fugas de gas. “Es recomendable comprar medidores de CO2 ubicados cerca de ellas y nunca dejarlas encendidas por la noche”, destacó el gerente. De igual manera, “debemos estar muy atentos ante la sensación de ambiente enrarecido o cargado y en ese caso apagar la estufa y ventilar de forma rápida y eficaz la estancia”, indicó.

En el caso de las chimeneas, se debe de revisar de forma periódica el tiro y limpiarlo de posibles residuos, así como comprobar que la salida de humos es correcta y adecuada para garantizar un uso seguro.