“Camino de Perdición: pensiones y Desigualdad”, la opinión de Diego de Haro

0

Que las pensiones públicas son un problema, y que de no modificar su estructura en no mucho tiempo no se podrán pagar, no creo que sea necesario que se lo cuente nadie mas. Pero siempre quedan formas diferentes de entender y defender las pensiones públicas. Quisiera exponerlo en este articulo por si de aquí se puede extraer algún matiz distinto al predominante, y si es posible, que les sirva a ustedes para debatir sobre un asunto que de no cambiar nada acabará necesariamente en un problema de difícil solución.

La pensión pública, ante todo ha de ser digna y ha de cubrir las gastos esenciales de las personas con igualdad y seguridad. No obstante la desigualdad, al menos la que se observa desde mi ventana, está aumentando y de forma muy rápida, y eso no creo que sea bueno para una sociedad moderna o que que pretenda ser lo.

Partiendo de un análisis no muy riguroso pero evidente, y analizando las causas, concluyo que la principal razón de la desigualdad tiene mucho que ver con los salarios medios de la administración que son un cincuenta por ciento mas altos que los de los demás y de las pensiones muy superiores a la media de los salarios de los jóvenes.

Entiendan que no refleje aquí la desigualdad producida por el mas rico del pueblo, ya que estadísticamente, y me refiero al numero de personas, no es significativa y porque tampoco se puede ir por las aceras de Cartagena dándole gorrazos a los que aun nos queden. De actuar así, lo mas probable es que se acaben marchando a otro sitio menos hostil.

Si uno de los fines principales de este gobierno es el de limitar en lo posible la desigualdad, o eso dicen, y eso es lo que se pretende, se está haciendo muy mal, ya que cada día existe mas diferencia entre los asalariados por el sector privado y los que cobran, de una forma u otra una nomina publica.

Las pensiones ya no son producto de la cotización de cada uno, sino que se pagan en parte con los impuestos de todos, en consecuencia, se necesitan muchos jóvenes cotizando con sus salarios actuales para pagar una pensión de casi 2700€ en 14 pagas. Es como Robin Hood pero al revés, cuando es el joven el que mas necesita ingresos y estabilidad para garantizar una vida y un futuro a su familia.

Algunos dirán que han cotizado y que por tanto merecen que el Estado les devuelva ahora lo pagado, y si es posible con creces. Me temo que muchos necesitan saber la diferencia que existe entre la pensión por capitalización y por reparto. El Banco de España estima que los pensionistas cobran un 74% más de lo que aportaron.

Entiendo que el Estado ha de repartir sus servicios de forma igual y recaudar de forma desigual, al menos eso dice la Constitución Española en su articulo 31.1 por tanto no seria justo dar al que mas tiene o mas gana un médico mejor, una escuela o una carretera mejor por haber pagado mas, eso solo ocurre con las pensiones. El déficit que se produce se está cubriendo con los impuestos de todos, incluso de los mas pobres. Ya se que también se puede emitir deuda pública y que así sean nuestros nietos los que acaben pagando nuestros gastos actuales, pero todavía me queda cierta moral cristiana que me impide hacer responsables de mi sustento actual a unos nietos que ni siquiera me conocen sin preguntarles previamente.

Quizá, y lo planteo como una opción, la solución venga de establecer una pensión publica e igual para todos, mas una pensión privada para cada uno donde la responsabilidad personal sea esencial en el resultado económico de la misma. No arreglará la desigualdad, ni con esto lo pretendo, pero al menos no será el Estado, como ahora, el principal responsable de esta.

Es este un tema, sin lugar a dudas complejo, pero convendrán conmigo en que no podemos  dar pasos hacia delante mirando siempre hacia otro lado. Así es muy fácil tropezar y caerse.

 

Diego de Haro