Premio nacional de la Academia de Ciencias de Cuba a un proyecto de
electrificación rural en el que participa la Universidad Politécnica  de Cartagena

La Academia de las Ciencias de Cuba ha reconocido con el máximo  galardón científico del país el Proyecto SURE impulsado por el  Imperial College de Londres y en el que participa la UPCT

El catedrático de la Universidad Politécnica de  Cartagena Antonio Urbina y la doctora por el programa de doctorado en  Energías Renovables de la UPCT Lucía Serrano han participado en el  Proyecto PEMAR que ha recibido el premio de 2019 de Academia de las  Ciencias de Cuba, el galardón más prestigioso que se entrega en el  país en el ámbito científico.

Dentro de este proyecto se enmarca el desarrollo del ‘Proyecto SURE’  (‘Sustainable Rural Energy’), un software de decisión multicriterio,
al que los investigadores introducen una serie de condicionantes y  factores sobre un área o población concreta para que el programa  analice la información y ofrezca la mejor solución de energía renovable.

“Una vez el software propone una tecnología fotovoltaica como solución, los investigadores calculamos el dióxido de carbono evitado gracias a su uso (teniendo también en cuenta los lugares de  fabricación e instalación). Además, mostramos los resultados para  varias tecnologías, para poder seleccionar la de menor impacto  medioambiental”, según ha explicado Lucía Serrano a l. Universidad Rey Juan Carlos (URJC), donde actualmente es profesora.

El profesor Antonio Urbina comenta que “este tipo de proyectos  permiten abordar el problema de la electrificación rural de una forma  más sostenible, y al mismo tiempo teniendo en cuenta la satisfacción
de la demanda de los propios beneficiarios del proyecto”. Durante el  desarrollo del proyecto colaboraron las universidades de Reino Unido,  Colombia y Cuba, incluyendo trabajo de campo en Cuba en comunidades  rurales donde se estudiaron distintas alternativas de electrificación
rural teniendo en cuenta la situación local, la opinión de los  habitantes y los recursos disponibles. Al analizar de forma integral
todos los factores, se obtiene una solución más duradera en el tiempo  y con menores impactos ambientales.

La iniciativa comenzó a desarrollarse en la universidad Imperial  College de Londres en el año 2010. Durante el tiempo que ha durado el  trabajo de investigación han participado Raúl Olalde, Taymi González y
Raúl Sánchez Machado, de la Facultad de Ciencias Económicas y Centro  de Investigaciones Agropecuarias de la Universidad Central “ Marta  Abreu” de Las Villas, en Santa Clara, Cuba; Judith A. Cherni,  investigadora en el Imperial College de Londres; Antonio Urbina, de la
Universidad Politécnica de Cartagena; y Juan Felipe Henao Piza, de la  Universidad ICESI de Colombia.

“Yo me incorporé al desarrollo de este software en el año 2011, cuando  hacía mi tesis en la UPCT, dirigida por Antonio Urbina. El objetivo,  además de añadir los impactos globales relacionados con la instalación  de las tecnologías, era ayudar a que los países en vías de desarrollo  lo hagan de una manera sostenible y respetuosa con el medio ambiente,   eligiendo las energías renovables más adecuadas para cada uno de  ellos”, ha afirmado la profesora Lucía Serrano.

La colaboración con las universidades participantes se mantiene en la  actualidad, y la concesión del premio es un gran reconocimiento y un  estímulo para seguir trabajando en la electrificación rural con  energías renovables. “En la actualidad hemos extendido la colaboración  a México, donde estamos trabajando con la Universidad Autónoma de Guerrero, en uno de los estados más pobres y con mayor conflicto  social. Los resultados de la experiencia en Cuba y ahora en México
podrán extrapolarse a otros muchos países donde el acceso a la  electricidad para la población rural continúa siento un gran reto”,  afirma el profesor Antonio Urbina.