Valdés:”el Gobierno está asfixiando a las empresas del municipio”

0
28

El Grupo Popular pedirá explicaciones en el próximo Pleno sobre el retraso en el pago de facturas de más de 11 millones de euros relacionadas con obras, servicios y suministros por parte del ayuntamiento de Cartagena.

El concejal popular Álvaro Valdes ha dicho que “las informaciones publicadas las últimas semanas confirman las denuncias del PP durante estos dos años y medio que evidencian que el Ayuntamiento está paralizado y que los responsables son el Gobierno de Partido Socialista y Movimiento Ciudadano”.

Valdés ha criticado “la asfixia a la que tiene sometida el Gobierno a las empresas del municipio. No invierten nada en el municipio y lo poco que hacen no lo pagan, lo que pone en jaque la generación de puestos de trabajo y de economía en Cartagena”.

No invierten nada en el municipio, sabotean proyectos prioritarios y a final de año, van de prisa y corriendo, adjudicando contratos para cumplir las escasas inversiones comprometidas en los presupuestos participativos del año 2017. Vamos a pasar otro año más sin que se haya movido un dedo en la plaza del Lago, en el Anfiteatro Romano, en el colegio de La Aljorra, el asfaltado de Alameda San Antón, la rotonda del submarino Peral y la mejora de inversiones en los barrios y diputaciones”, ha añadido.

El concejal popular ha advertido “que todas las obras adjudicadas en las últimas semanas no estarán listas para final de 2017, como ejemplo, la reforma del Paseo Alfonso XIII. Seguiremos otro año más, con un municipio paralizado porque el Gobierno es incapaz de gestionar un presupuesto que ellos mismo elaboraron”.

Para los populares, la nefasta gestión del Gobierno no tiene solución por mucho que intente vender la alcaldesa Ana Belén Castejón. “El Ayuntamiento está detenido porque nadie ha asumido su responsabilidad, los concejales de ambos bandos del Gobierno han estado más preocupados en ponerse la zancadilla que en trabajar por los intereses de los cartageneros. El resultado es evidente: no se paga ni a las concesionarias ni a las empresas que trabajan para el ayuntamiento, seguimos sin un proyecto de futuro para Cartagena y los ciudadanos sufren las consecuencia de un experimento de partidos que llegó al Ayuntamiento para poner patas arriba lo que antes funcionaba”.