El Plan Renace atrae en su primera semana a 32 empresarios que buscan una segunda oportunidad

El Plan Renace ha atraído en su primera semana a más de una treintena de empresarios y emprendedores que buscan una segunda oportunidad para retomar su actividad emprendedora o para insertarse en el mercado laboral. En concreto, un total de 32 personas se han mostrado ya interesadas por este programa del Gobierno regional, a través del Instituto de Fomento (Info), y del que se podrán beneficiar unos 2.500 empresarios y emprendedores que se vieron afectados por la crisis económica.

 

El consejero de Empleo, Universidades y Empresa, Juan Hernández, destacó hoy la buena acogida de una iniciativa diseñada para dinamizar la economía regional e impulsar el mercado de trabajo. “Los empresarios son el auténtico motor del desarrollo económico y de la creación de empleo y, por tanto, contribuyen de manera determinante al bienestar de nuestra sociedad”.

 

“El Plan Renace surge con la intención de ayudar a recuperar a todos aquellos que se vieron obligados a abandonar sus negocios como consecuencia del parón de la economía y ofrecerles una alternativa para que vuelvan a contribuir al crecimiento de la Región”, añadió Hernández.

 

En este sentido, el consejero recordó que este esfuerzo conjunto de empresarios y administraciones está permitiendo que cada día se generen 165 puestos de trabajo de media, lo que sitúa a la Región como la tercera comunidad que más empleo crea. Murcia también lidera el crecimiento industrial a nivel nacional, con un índice de crecimiento de la cifra de negocios del 18,8 por ciento, muy por encima del 8,5 registrado a nivel nacional.

 

El programa, que cuenta con la participación de las entidades financieras y se pondrá en marcha a partir del próximo mes de septiembre, permitirá que unos 2.500 empresarios y emprendedores se deshagan de parte de sus cargas financieras.

 

Para ello, el Plan Renace cuenta con cuatro ejes estratégicos, como el diseño y desarrollo de acciones de protección de los reemprendedores para permitir que pymes y autónomos puedan retomar su antigua actividad económica o iniciar una nueva con una exoneración total o parcial de sus cargas financieras o la creación de una red de oficinas para dar contenido a las leyes de Emprendedores y del Segunda Oportunidad, que ofrecen a deudores y acreedores financieros la posibilidad de alcanzar un acuerdo de forma amistosa.

 

Programa de formación

 

Además, esta herramienta pionera incluye un programa de formación en materia de gestión empresarial para los reemprendedores, que entre otras ayudas recibirán apoyo para la búsqueda del espacio más adecuado en el que instalarse, su proceso de constitución o las diferentes fórmulas de financiación que tienen a su alcance. El último de estos ejes de actuación hace especial hincapié en la normalización del fracaso como un paso más en el proceso de emprendimiento, con charlas y talleres en centros de enseñanza y universidades y otras acciones encaminadas a poner en valor la figura del emprendedor.

 

“Tradicionalmente, nuestra cultura percibe un proyecto fallido o una idea de negocio que no sale adelante como un estigma social, un fracaso que lleva al emprendedor a no intentarlo de nuevo. Un informe de la Comisión Europea, sin embargo, revela que uno de cada cuatro empresarios de éxito ha tenido previamente una o más experiencias negativas. En este sentido, y además del crucial apoyo financiero que supone, el Plan Renace ayudará a que empresarios y emprendedores aprendan a gestionar ese fracaso y comprendan que, si se administran bien los pasos y se aprende de los errores, esa experiencia fallida es un paso más hacia el éxito en sus proyectos futuros”, concluyó el consejero.