Los Reyes Magos llegarán a Cartagena por mar y desembarcarán a las 11:30 h. en el Muelle Alfonso XII, desde donde se dirigirán al Palacio Consistorial para ser recibidos por los miembros de la Corporación y saludar a la ciudadanía antes de comenzar su ronda de audiencias en la que durante dos horas –desde las 12:00 h. del mediodía hasta las 14:00 h. de la tarde– los niños y niñas del municipio podrán transmitirles su lista de deseos para este año.

Tras la recepción, Sus Majestades de Oriente se retirarán para prepararse para la cabalgata, que tendrá lugar a partir de las 18:30 h. y que arrancará desde la Alameda de San Antón, a la altura del cruce con Francisco de Borja, y que recorrerá la Plaza de España, el Paseo Alfonso XIII, las calles Juan Fernández, Juan XXIII, Santa Florentina, Carmen, Tolosa Latour, Sagasta, Puerta de Murcia y Mayor hasta llegar a la Plaza del Ayuntamiento donde terminará el acto con el fin de que los tres Magos puedan preparar el reparto de regalos en las casas y de que las niñas y niños cartageneros se vayan a dormir temprano para facilitarles el trabajo.

Durante el transcurso del recorrido se lanzarán siete toneladas de caramelos y hasta 60.000 sobres de gominolas desde las 15 carrozas que se darán cita –junto a las diversas bandas de música y performances de animación– para acompañar a Melchor, Gaspar y Baltasar. Asimismo, Sus Majestades de Oriente repartirán 18.000 peluches entre la gente que se aposte a lo largo del recorrido.

Cosejos de Seguridad

Dado que la llegada de los Reyes Magos a Cartagena y la posterior cabalgata son actos multitudinarios en los que se espera que se congregue un importante número de asistentes, desde la Concejalía de Seguridad  se han lanzado una serie de consejos para una mayor seguridad de los participantes con el fin último de que todo el mundo disfrute al máximo de ambos actos, evitando cualquier tipo de percance.

Dichas recomendaciones se basan, principalmente, en la previsión de los cortes de tráfico al tiempo que se recomienda acudir a pie a las zonas acotadas. De igual modo, se aconseja que no se pierda de vista a personas dependientes o niños, quienes siempre deben ir de la mano de un adulto, con ánimo de evitar que nadie invada el recorrido y pueda salir malparado al acercarse demasiado a las carrozas o a sus ruedas.

En cualquier caso, se apela al sentido común y se insta a prestar atención a las indicaciones del personal de seguridad y abandonar el recinto, una vez finalizado el acto, de manera ordenada.