Un informe sobre la calidad de las acciones formativas para el empleo en España refleja que sólo los parados de Baleares valoran con mayor nota estos cursos

Por lo que respecta a los trabajadores ocupados, la Región se encuentra en el tercer lugar en grado de satisfacción de participantes en cursos del SEF

Los desempleados de la Región de Murcia son los segundos del país que valoran con una mayor nota los cursos de formación para el empleo que realizan a través de su servicio público (Servicio Regional de Empleo y Formación). Estos resultados se incluyen en el informe del plan anual de evaluación de la calidad de la formación profesional para el empleo en España.

En concreto, y sobre un máximo de 4 puntos, los parados de la Región califican con 3,56 puntos las acciones formativas, mientras que la valoración media en España es de 3,47 puntos. Tan sólo Baleares, con una puntuación de 3,58, supera a la Región en este apartado, mientras que en el tercer puesto se encuentran Canarias y Cataluña, ambas con 3,55 puntos.

El informe también refleja que las personas que realizan cursos para trabajadores ocupados en la Región valoran con 3,68 puntos sobre 4 la calidad de los mismos, y en este caso se trata del tercer dato más elevado del conjunto del país, tras los de Aragón (3,77) y Extremadura (3,69). La media nacional, por su parte, queda en los 3,59 puntos.

La Consejería de Empleo, Universidades y Empleo incluye en los cursos realizados a través del SEF cuestionarios para conocer la opinión del alumno participante. El objetivo es incorporar a futuras acciones formativas algunas de las sugerencias planteadas, de cara a seguir incrementando la calidad y la adaptación de los contenidos tanto a lo que demanda el alumnado como a lo que es requerido por el mercado de trabajo.

Por lo que se refiere exclusivamente a los desempleados, la Comunidad concedió este año subvenciones por valor de 15.874.000 euros a distintas entidades de formación para la impartición de 459 cursos dependientes del SEF a lo largo de 2017, que ofrecen casi 7.000 plazas. Esos cursos también se dirigen a colectivos concretos, como por ejemplo parados menores de 30 años, parados de larga duración, desempleados en riesgo de exclusión social, o con discapacidad.

Para el director general del SEF, Alejandro Zamora, “es una muy buena noticia que los protagonistas de estos cursos, es decir, aquellas personas que quieren incrementar sus opciones de empleo con nuestra formación, la valoren con una nota tan elevada. Tenemos muy en cuenta las sugerencias de estas personas, y de hecho en muchos casos se terminan aplicando a los cursos”.

Casi el 45 por ciento de los formados encuentra empleo en seis meses

El 44,9 por ciento de los alumnos que completaron durante 2016 un curso para desempleados del SEF encontraron un empleo en los siguientes seis meses, según refleja el estudio trimestral ‘Inserta’ que mide la relación entre la formación y el principal objetivo de la misma: facilitar el acceso a un puesto de trabajo. En concreto, fueron un total de 5.301 las personas que realizaron un curso del SEF a lo largo de 2016 y, de ellas, 2.378 obtuvieron un empleo en ese plazo de seis meses.

Las familias profesionales que arrojan mejores índices de inserción son las de edificación y obra civil (un 69,1 por ciento de los alumnos que acabaron uno de estos cursos encontraron trabajo dentro de los seis meses posteriores); el sector marítimo pesquero (67,1 por ciento de inserción) y las actividades físicas y deportivas (63,2 por ciento).