La exposición itinerante ‘El Ártico se rompe’ abrirá sus puertas mañana martes

0
99

La exposición itinerante ‘El Ártico se rompe’ abrirá sus puertas el martes 10 de octubre a las 11:00 horas tras el acto inaugural en el que comparecerán el alcalde en funciones de Cartagena, Juan Pedro Torralba; el director de Área de Negocio de CaixaBank en Cartagena, Diego García Esteller; y el comisario de la muestra, Toni Pou.

La exposición estará situada en la Plaza de josé María Artes ,junto al Palacio Consistorial ,pretende fomentar el pensamiento crítico y sensibilizar sobre un problema medioambiental importante: los efectos del cambio climático en el Ártico y sus consecuencias para el resto del planeta.

Una parte importante de la exposición está formada por las fotografías de Andoni Canela, que ha viajado por Groenlandia, Alaska, Canadá, Svalbard, Islandia, Rusia y Laponia y nos acerca a la realidad reciente de la región ártica.

El Ártico se rompe cuenta también con audiovisuales que explican qué es una aurora boreal o los diversos clases de hielo, e interactivos donde, entre otros, se muestra cómo se deshacen los casquetes polares y es posible observar el pelo de un oso polar, líquenes y plantas carnívoras.

Además, un conjunto de piezas procedentes de Nunavut (Canadá) y el norte de Alaska nos acercan a la vida y cultura de sus habitantes. Los visitantes pueden escuchar un cuento inuit-yupik y música sami, sintiéndose inmersos en la extraordinaria región ártica.

La muestra se puede visitar hasta el 10 de noviembre, en horario de lunes a viernes, de 12,30 a 14,00 horas y de 17,00 a 21,00 horas. Sábados, domingos y festivos, de 10,30 a 14,30 horas y de 16,30 a 21,00 horas.

Habrá visitas guiadas para el público general, de lunes a viernes a las 18,00 horas; sábados, domingos y festivos a las 13,00 y a las 18,00 horas; y visitas para grupos escolares y otros colectivos, de lunes a viernes, de 9,30 a 13,30 horas y de 15,00 a 17,00 horas, con cita previa llamando al 902 906 666.

UN ESPACIO EXPOSITIVO, EXCLUSIVO E INNOVADOR

Para la exhibición de la exposición El Ártico se rompe, el departamento de I+D de la Obra Social ”la Caixa” ha diseñado un espacio especial e innovador, la UD 100. Un sistema convierte la caja de un contenedor en un espacio expositivo de 100 metros cuadrados libres (en este caso de 200), y una altura en su parte central de hasta 5,5 metros. El sistema desarrollado permite asimismo unir hasta tres UD 100, obteniendo un espacio para albergar exposiciones de hasta 300 metros cuadrados.

En este caso, las dos UDS recrean la sensación del gélido ambiente del Ártico con la ayuda de música y sonidos propios de esta valiosa parte del planeta. Así, los visitantes se sentirán inmersos en este remoto y extraordinario lugar que es el Ártico.

Un sofisticado sistema hidráulico de autonivelación controlado mediante una pantalla táctil permite, en un tiempo récord, que dos técnicos asuman las tareas de despliegue de la UD 100 desde la apertura completa del habitáculo hasta el asentamiento completo en el terreno: uno de ellos dirige los movimientos y el otro los controla, confirma o abortar ante cualquier imprevisto. El sistema individualizado de anclaje al suelo permite de hecho corregir desniveles de hasta el 3 por ciento.

Se ha puesto especial énfasis en el apartado de sostenibilidad, concretamente en el consumo energético, mediante paneles dobles con cámara de aire, concepto este diametralmente opuesto a la habitual lona usada en las carpas. El diseño del techo, dispuesto en forma triangular y con una trampilla orientable, facilita asimismo y de forma controlada la evacuación del aire caliente acumulado en la zona superior. Por último, un moderno sistema de refrigeración natural (free cooling) complementa la optimización de la energía para el mantenimiento del clima deseado.

Para la iluminación, la UD utiliza el sistema led en formato de focos y tiras encastrables de bajo consumo.

Con este nuevo espacio, la Obra Social ”la Caixa” divulga el conocimiento científico, social y cultural a un público más amplio. Estas exposiciones, que itineran por distintas poblaciones y se instalan en espacios cedidos por los municipios, pretenden alcanzar al máximo número posible de personas.