La Comunidad concede en el primer semestre del año 759 ayudas a desempleados que realizaron un curso del SEF

0
26

Se trata de una línea de becas que permite a personas en paro financiar gastos de transporte, manutención y alojamiento generados por su asistencia a una acción formativa para el empleo

Alejandro Zamora subraya que “además de ofrecer formación, debemos facilitar que los parados tengan las mismas oportunidades para formarse, independientemente del lugar en el que residan”

La Consejería de Empleo, Universidades y Empresa, a través del Servicio Regional de Empleo y Formación (SEF), concedió durante el primer semestre del año 759 ayudas a desempleados por valor de 498.500 euros para facilitar su participación en cursos de formación para el empleo.

Se trata de una línea específica de becas y ayudas para desempleados de la Región que participen en acciones formativas del SEF, que les permite financiar gastos de transporte, manutención y alojamiento generados por su asistencia a dicha formación.

En concreto, de estas 759 ayudas a desempleados que realizaron un curso concedidas por el SEF hasta finales de junio, 565 correspondieron a sufragar gastos por desplazamiento, 152 para gastos de asistencia y 42 para manutención.

El director general del SEF, Alejandro Zamora, señaló que “nuestra labor no puede ni debe terminar con la publicación de la oferta formativa para cada colectivo, debemos facilitar que esa oferta, encaminada a mejorar las opciones de empleo de los que buscan trabajo, llegue a todas las personas por igual, con independencia de su lugar de residencia o de sus circunstancias personales”.

De esta manera, pueden obtener ayudas al transporte las personas en paro que necesiten utilizar la red de transportes públicos urbanos para asistir a la formación, o bien aquellos que para desplazarse utilicen el vehículo propio, siempre y cuando la distancia entre el lugar de residencia y el de impartición sea igual o superior a cinco kilómetros. En el caso del colectivo de personas en situación o riesgo de exclusión social esta distancia se ha rebajado recientemente a 3 kilómetros.

Asimismo, los desempleados pueden solicitar una ayuda para la manutención cuando el horario de impartición del curso al que asisten sea de mañana y tarde y la distancia entre la localidad de residencia y de impartición diste más de 20 kilómetros.

En cuanto a las ayudas de manutención y alojamiento, se otorgan en los casos en que la distancia entre la localidad de residencia y de impartición del curso diste más de 60 kilómetros y por la red de transporte existente los desplazamientos no puedan efectuarse diariamente antes y después de las clases.

Además, el SEF ha ampliado esta línea de ayudas a la formación para que tanto mujeres víctimas de violencia de género como personas en situación o riesgo de exclusión social puedan conciliar la asistencia a los cursos con sus responsabilidades familiares. Para ello, los alumnos pertenecientes a alguno de estos dos colectivos pueden solicitar una ayuda a la conciliación siempre que tengan a su cargo menores de doce años y/o familiares dependientes hasta el segundo grado de parentesco.