La Comunidad aporta 13.000 euros para apoyar la labor del Banco de Alimentos de la Región

0
28

 

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Violante Tomás, junto con el presidente del Banco de Alimentos de la Región de Murcia, Enrique García, visitó hoy sus instalaciones en Cartagena e indicó que la Comunidad ha aprobado una subvención para la adquisición de estanterías metálicas homologadas, por importe de 13.000 euros. El objetivo es mejorar el almacenaje y una adecuada conservación de los alimentos recibidos a través del Fondo Español de Garantía Agraria y de las donaciones de empresas y particulares.

El Banco de Alimentos de la Región de Murcia es una asociación sin ánimo de lucro que trabaja desde 1995 en la captación de los alimentos de donaciones con el objetivo de distribuirlos a través de centros asistenciales y entidades benéficas entre ciudadanos que carecen de medios económicos. De este modo, ayuda a cubrir necesidades básicas y elementales de un colectivo desfavorecido de la sociedad.

El Banco de Alimentos recibe anualmente unas 2.000 toneladas de alimentos que se distribuyen a través de 87 instituciones benéficas a un total de 25.000 personas.

Los alimentos que se incluyen en el reparto son de carácter básico, poco perecederos, de fácil transporte y almacenamiento. La ‘cesta de alimentos’ contiene aceite de oliva, pasta alimenticia, arroz, tarritos y cereales infantiles, leche de continuación en polvo, garbanzos, alubias, leche UHT, atún en conserva, tomate frito, galletas, crema de verduras deshidratada, fruta en conserva sin azúcar añadido y judías verdes en conserva.

Con el fin de lograr una cesta de alimentación más completa y equilibrada, hace dos años comenzaron el reparto de frutas y hortalizas dentro del programa de excedentes alimentarios del Ministerio de Agricultura. Este organismo aportó el último año 102.000 kilogramos y en el actual se sitúa por encima de los 200.000, lo que lleva consigo la instalación de cámaras frigoríficas y estanterías homologadas para su conservación.

La consejera alabó el trabajo desinteresado que desempeñan los mayores voluntarios del Banco de Alimentos al servicio de las familias más necesitadas, y destacó que el voluntariado “es una forma de participación social que favorece y fomenta el envejecimiento activo”.