La octava edición de las Jornadas de Transferencia de Tecnología Internacional en Alimentación, que organiza la Consejería de Empleo, Universidades y Empresa a través del Instituto de Fomento, ha generado hasta ahora un total de 44 colaboraciones entre empresas, universidades, centros y organismos de investigación. Con estos 44 casos de éxito son ya cerca de 200 los proyectos de colaboración entre el ámbito empresarial e investigador surgidos durante las últimas cuatro ediciones de este evento, un dato que lo confirma como uno de los encuentros de transferencia de tecnología más relevantes a nivel internacional en el ámbito alimentario.

 

El director del Instituto de Fomento, Joaquín Gómez, destacó la importancia de estimular los procesos de transferencia de tecnología para avanzar y consolidar un modelo productivo basado en el conocimiento. “La vinculación de las universidades y centros de investigación con el ámbito empresarial es uno de los factores clave para generar valor añadido y mejorar la competitividad de una economía”.

 

“En el caso del ‘Food Brokerage Event’, además, nos centramos en la industria alimentaria, uno de los motores de la economía regional y en el que contamos con empresas líderes tanto a nivel nacional como internacional en todos sus sectores, desde el hortofrutícola o el cárnico hasta el de los plásticos, envases y embalajes o el de la conserva”, añadió Gómez.

 

Algunas de estas empresas, como El Pozo Alimentación, Hero, AMC, Marín Giménez, García Carrión, Gm Fortún o Plásticos de Molina estuvieron presentes en este encuentro, que se celebró a principios del pasado mes de mayo. En total, esta octava edición del ‘Food Brokerage Event’ contó con más de 550 participantes de 400 empresas y centros de investigación de 17 países, una de las participaciones más elevadas de los últimos años que derivó en la celebración de más de 730 contactos profesionales entre los ámbitos empresarial e investigador.

 

De esos 44 proyectos de colaboración generados a partir del evento, siete son de carácter internacional, mientras que cuatro corresponden a iniciativas lideradas por los centros tecnológicos de la Conserva y la Alimentación, el del Mueble y la Madera y el del Plástico y el Calzado. Además, estos acuerdos han dado lugar hasta ahora a tres proyectos de I+D financiados a través del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial, organismo de impulso a la investigación dependiente del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad.

 

“Gracias a estos procesos de transferencia de tecnología, las empresas tienen acceso a nuevas tecnologías e innovaciones que, aplicadas a sus procesos productivos, les permiten reducir costes y mejorar su productividad, mientras que las universidades y centros de investigación obtienen un impacto socioeconómico directo y, por tanto, abren la puerta a la posibilidad de acceder a nuevas vías de financiación para seguir investigando”, señaló el director del Info.

 

El 30 por ciento de la industria regional

 

La agencia de desarrollo regional, además, realiza un seguimiento de estos proyectos de colaboración que incluye visitas a las empresas y entrevistas personalizadas para acompañar en las negociaciones y ofrecer sus distintos servicios, como el asesoramiento para la búsqueda de financiación de los proyectos, la revisión de los acuerdos de cooperación o la intermediación de un promotor de negocio.

 

De forma paralela a estas jornadas, enmarcadas en la Red Empresa Europa de la Comisión Europea y que cuentan con financiación del Fondo Europeo para el Desarrollo Regional (Feder), se celebró el VII Simposium Internacional sobre Tecnología Alimentaria, un encuentro en el que se desarrollaron conferencias, presentaciones y ponencias en las que los participantes pudieron conocer las últimas novedades y tendencias de un sector que representa el 30 por ciento de la producción industrial regional y que da empleo a más de 18.000 personas.

 

Foto: Jornada del ‘Food Brokerage Event’, celebrada el pasado mes de mayo