Desempleados de hasta 54 años participan en esta iniciativa, financiada con 5,4 millones de euros por el SEF, que permite a estas personas obtener una cualificación para mejorar su empleabilidad

Un total de 18 municipios acogen estos programas mixtos de empleo y formación en áreas como cocina, mantenimiento de jardines y atención sociosanitaria a personas dependientes

El consejero Juan Hernández subraya que “es una medida fundamental para que personas que necesitan formación y una nueva experiencia laboral puedan regresar al mercado laboral más preparadas”,

El consejero de Desarrollo Económico, Turismo y Empleo, Juan Hernández, informó hoy, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, de la puesta en marcha de los 36 programas de la Comunidad que van a formar y emplear durante los próximos 12 meses a un total de 402 desempleados de la Región de hasta 54 años, la mayoría de ellos parados de larga duración, es decir, que llevan más de un año sin trabajar.

La Consejería, a través del Servicio Regional de Empleo y Formación (SEF), subvenciona con 5,4 millones de euros esta iniciativa, gracias a la cual estos desempleados podrán alternar la formación y el trabajo remunerado en proyectos de interés público y social, y que se desarrollarán en 18 municipios de la Región. A la conclusión, estas personas obtendrán un certificado de profesionalidad con validez en todo el país, que incrementará notablemente sus opciones de encontrar un empleo.

Algunos ayuntamientos imparten varios de esos 36 programas. Así, por ejemplo, el Ayuntamiento de Murcia desarrolla ocho programas; el de Molina de Segura, cinco; el de Lorca, cuatro; la Agencia de Desarrollo Local y Empleo de Cartagena ejecuta tres, y el Ayuntamiento de Cieza también tres. La cifra de participantes en cada proyecto oscila entre los seis y los dieciocho.

programas mixtos

Estos programas mixtos de empleo y formación pueden abordar actividades profesionales como la cocina, el mantenimiento de jardines, las operaciones de albañilería o la atención sociosanitaria a personas dependientes. Durante los doce meses, los participantes reciben una formación teórica, y posteriormente una práctica de mayor duración.

Con respecto a la utilidad de esta iniciativa, el consejero Juan Hernández subrayó que “es una medida fundamental para que personas que necesitan formación y una nueva experiencia laboral al mismo tiempo puedan regresar al mercado laboral, y hacerlo más preparados”.

“En otros programas, como el de empleo público local, priorizamos la participación de perfiles que necesitan principalmente experiencia laboral, pero en este caso hablamos de personas que, además de ese contacto actualizado con un trabajo, precisan una cualificación. Esa formación no sólo va a facilitarles la obtención de un futuro empleo, sino también que se trate de un empleo de más calidad”, afirmó el consejero.

La Comunidad subvencionó recientemente unos programas similares, pero destinados específicamente a jóvenes menores de 30 años que no estudian ni trabajan y se encuentran inscritos en Garantía Juvenil. Sin embargo, los anunciados hoy corresponden a la modalidad general y se dirigen a un colectivo diferente: las personas de hasta 54 años que acumulan un tiempo prolongado fuera del mercado laboral, y cuya participación es prioritaria.

Actuación integral con parados de larga duración

La medida presentada por el consejero se incluye en el programa de parados de larga duración en la Estrategia por el Empleo de Calidad, que prevé una inversión de 26 millones de euros en medidas para este colectivo durante 2017.

Así, a su participación en estos programas se le une, por ejemplo, las ayudas de hasta 9.000 euros a empresas que contraten indefinidamente a un parado de larga duración; los servicios de atención personalizada para su orientación laboral a través de un tutor; los cursos de formación específicamente dirigidos a estas personas, o las ayudas de hasta 9.900 euros para su establecimiento como autónomos.

76 parados de larga duración menos cada día

Según la última EPA, en la Región hay actualmente 70.900 parados de larga duración, mientras que hace un año la cifra era de 98.800. Es decir, en ese periodo se acumula un descenso del 28,24 por ciento, frente al 15,93 por ciento de caída en España. Estas cifras reflejan que la Región tiene 2.300 parados de larga duración menos cada mes, 76 menos cada día.